En el Vilardebó construyen silla para mamá e hijo con discapacidad

Salud

10/01/2019 08:27

Video: ASSE

Pacientes del Hospital realizaron un innovadora silla a batería para una mamá y su hijo parapléjico.

Un grupo de pacientes del Hospital Vilardebó ha trabajado durante el último tiempo en una silla de ruedas doble para una mamá pueda trasladar a su hijo parapléjico.

Dentro del hospital psiquiátrico funciona el taller de la sala 12 bajo la conducción de la enfermera Selva Tabeira. En esta ocasión, junto con los internos se propusieron ayudar a la madre de un joven con discapacidad que vive en el Chuy.

El que tiene muchacho tiene unos 23 años, según estimo Tabeira, depende completamente de su mamá ya que "apenas puede mover algo las manos". Es ella la que se encarga de trasladarlo y últimamente se le dificultaba hacerlo ya que estaba "muy grande y pesado", contó.

Para que la mamá pudiese seguir llevándolo sin problemas a pasear, al médico o hacer mandados, decidieron construir una silla doble con batería. "Tuvimos la suerte que nos donaron la batería y ahora nos van a donar el cargador, porque esto es lo lindo del taller que tenemos muchos conocidos. Es levantar el teléfono y enseguida nos dan una respuesta inmediata", sostuvo la responsable.

La silla, que tiene una autonomía bastante grande, va a contar también con un cargador. "Queremos que la madre pueda salir a hacer los mandados y que no se quede", explicó.

Tabeira aseguró que este es el "puntapié inicial" para continuar realizando proyectos de este tipo y demostrar que "el usuario privado de libertad también puede colaborar con la sociedad desde adentro del Hospital".

"Los pacientes que asisten al taller tienen alguna patología mental, casi todos son esquizofrenicos. Algunos están privados de libertad hace mucho mucho tiempo", contó.

A través de este taller se busca que los internos vuelvan a tener confianza en si mismos y que la medicación no los "priva para nada de soldar ni cortar", señaló la responsable. "Es un lugar divino, un paraíso, donde pueden crear, imaginar cosas", dijo acerca del taller.

Marcelo Torres es uno de los integrantes del taller de la sala 12 que se encuentra recuperándose en una de las casas de medio camino. Torres contó que la construcción de la novedosa silla fue por partes.

"Era una silla que era para un asiento solo. La tuvimos que agrandar y ahí tuvimos que embutir caños para hacerla más larga", explicó. En este caso, la mamá que es quien va a manejarla, ocupa el lugar de atrás.

"Es un mecanismo que lo buscamos por el mercado pero salía muy caro", afirmó el paciente que llegó al Hospital por un problema de convivencia y ahora se está recuperando.