Pediatras recomiendan regalar juguetes tradicionales y no tecnología

Publicado: 15/12/2018 08:50
Pediatras recomiendan regalar juguetes tradicionales y no tecnología
Pixabay

El uso de juguetes tradicionales estimula la imaginación y creatividad. La tecnología puede alterar la interacción con los demás.

Si bien no rechaza el uso de la tecnología, la Academia Americana de Pediatría (AAP) aconseja regalar juguetes tradicionales a los niños para estas fiestas.

Según el último informe de esta institución, en los últimos años los juguetes tradicionales como autitos, muñecas, puzzles y más han sido remplazados por elementos de diversión virtual que se juegan con dispositivos electrónicos.

“Este informe aborda el cambio sustancial que ha habido en los juguetes en las últimas dos décadas y en la percepción que los padres tienen sobre los juguetes”, expresó el doctor Alan Mendelsohn, uno de los autores del trabajo.

El informe señala que se hace una mala utilización de la palabra “educativos” para catalogar a algunos implementos tecnológicos y pone el ejemplo de unos animales digitales que relatan libros de cuentos. Llamados por lo novedoso y por el uso de esa palabra, los padres se ven atraídos en adquirir esos productos.

Mendelsohn dijo que esas tecnologías hacen que los niños aprendan con una habilidad limitada y lo que necesitan es un tiempo para jugar de forma incondicional.

“El mayor aprendizaje de los niños pequeños ocurre mediante interacciones con sus cuidadores y eso incluye leer juntos en voz alta”, dijo el médico. Y agregó: “Los juguetes son simplemente utilería que se puede usar para ayudar a los padres y a los niños a pasar juntos un tiempo de calidad”.

Para la AAP, los juguetes tradicionales les dan a los niños mayor libertad para usar su imaginación y creatividad, practicar la resolución de problemas y aprender a interactuar con los demás.

De todas formas, expresaron que el uso de las pantallas y la tecnología no es nocivo, siempre y cuando se haga con moderación. Aunque aclararon que los juguetes electrónicos pueden ser demasiado estimulantes y dificultar la interacción social.

En el caso de los bebés, no hay necesidad de que pasen tiempo frente a pantallas. En ese sentido, la AAP aconseja que se evite exponer a pantallas a niños menores a 18 meses y que su uso sea limitado para los que tienen entre 18 y 24 meses de edad, siempre junto a un adulto.

En el caso de los niños entre 2 y 5 años, se recomienda que el tiempo frente a las pantallas -sea televisión, computadora o dispositivos móviles-, no supera a una hora por día.