Errores de nutrición que hasta los más sanos pueden cometer

Publicado: 20/08/2017 09:54
Errores de nutrición que hasta los más sanos pueden cometer
Pixabay

Por ejemplo, según nutricionistas no es recomendable consumir bebidas energéticas luego de practicar deporte.

Aunque una persona mantenga una dieta sana y disciplinada, puede cometer errores en su nutrición que afecten los beneficios de llevar una alimentación saludable. Por eso, nutricionistas especializados explicaron a la BBC cuales son algunos de ellos, para poder corregirlos y potenciar al máximo los buenos hábitos.

1. Consumir semillas enteras de lino: el lino es una gran fuente de omega-3, fibra y antioxidantes, además de ser un laxante natural. Sin embargo, si se consumen sus semillas enteras, éstas pueden pasar por el intestino sin ser digeridas. Por eso, lo ideal es comerlas trituradas o molidas.

2. Tomar bebidas energizantes después de practicas ejercicio: las bebidas de este tipo poseen un alto nivel de azúcar y sales minerales, ya que tienen como fin reemplazar los fluidos que se pierden con el sudor. Pero según los nutricionistas, a menos de que se haya hecho un esfuerzo excepcional, no es necesario consumir bebidas energéticas después de hacer deporte. Simplemente con agua ya es posible rehidratarse.

3. No condimentar la ensalada: si bien los vegetales contienen antioxidantes y diferentes vitaminas, requieren de grasa para poder ser absorbidos por el organismo. Debido a eso, no agregar aceite u otros ingredientes ricos en grasas puede provocar que no se consuman importantes nutrientes de la ensalada.

4. Mezclar los suplementos vitamínicos con el café o el té: según indicaron los especialistas al medio internacional, la cafeína puede dificultar la absorción de vitaminas y minerales de los suplementos alimenticios. Por tanto, aconsejan tomarlos con agua y preferiblemente antes o después de tomar bebidas con cafeína.

5. No agitar el envase de la leche de almendra, soja o arroz antes de tomar: las alternativas a la leche de vaca generalmente están fortificadas con calcio y vitamina D. Pero los nutrientes añadidos pueden no disolverse bien en el líquido y muchas veces terminan en el fondo del envase. De esta forma, es necesario agitar el recipiente antes de consumirlo para aprovechar los suplementos.

6. Pensar que se está consumiendo un alimento probiótico al tomar yogur: el yogur es leche fermentada y tiene como principal beneficio su contenido probiótico. Pero es necesario tener en cuenta que si el yogur está pasteurizado ya no posee los microorganismos vivos que colaboran con la flora intestinal, por lo que se transforma en un producto lácteo más. Es decir, tiene calcio, vitaminas y proteínas, pero no una utilidad probiótica.

7. Confundir comer ensalada con comer vegetales: los nutricionistas aseguran que no es lo mismo, ya que una ensalada básica puede no tener la suficiente densidad nutritiva. Para cumplir con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, de comer al menos cinco porciones de vegetales y fruta al día, es necesario incluir en la alimentación vegetales con más densidad, como verduras guisadas, frutas y legumbres.