Cómo entrenar la resiliencia en la adultez

Publicado: 15/08/2017 14:28
Cómo entrenar la resiliencia en la adultez
Pixabay

Es importante desarrollar la habilidad de recuperarse de la adversidad. Científicos explican cómo hacerlo.

La resiliencia es la capacidad de recuperarse de la adversidad, habilidad que no todas las personas son capaces de cultivar. Sin embargo, estudios científicos afirman que algunas cualidades de las edades más avanzadas, como la capacidad para regular las emociones y la perspectiva obtenida a partir de las experiencias de vida, pueden darle a las personas mayores una ventaja sobre los jóvenes en cuanto al desarrollo de la resiliencia.

Según indicó Adam Grant, profesor de Administración y Psicología de la Facultad Wharton de la Universidad de Pensilvania, al New York Times, “hay un conjunto de comportamientos que se pueden aprender de manera natural y que contribuyen a la resiliencia”.

Es importante pensar en ella como si fuera un músculo emocional, el cual puede fortalecerse. Según informa el medio estadounidense, algunas de las formas en las que esto se puede lograr son:

• Practica el optimismo. Esto no significa ignorar la realidad de una situación difícil, pero sí implica reconocer el reto y verlo como una oportunidad para replantearse objetivos. Asimismo, tener pensamientos positivos y estar rodeado de gente positiva también ayuda.

• Reescribe tu historia. Estudios demuestran que puede ser beneficioso cambiar el discurso personal que determina nuestra forma de ver el mundo y a nosotros mismos. Por ejemplo, saber reformular los conflictos como una oportunidad de crecimiento o considerar el estrés como el motor para un mejor desempeño.

• No tomarlo personal. No sirve de nada culparse por las adversidades de la vida y pensar en lo que se podría haber hecho distinto. Es importante recordar que existen muchos factores que incidieron en el problema y pensar en los próximos pasos a seguir.

• Recuerda tus recuperaciones. El recordar los diferentes obstáculos y retos a los que nos hemos tenido que enfrentar en el pasado puede ayudar a generar un mayor impulso resiliente.

• Apoya a otros. Los estudios sobre resiliencia muestran que las personas son más resilientes cuando cuentan con redes sólidas de apoyo de amigos y familiares que les puedan ayudar a enfrentar las crisis. Sin embargo, podés obtener un impulso resiliente aún mayor cuando vos ofrecés el apoyo.

• Descansa del estrés. Según Jack Groppel, cofundador del Johnson & Johnson Performance Institute, una de las claves es reconocer que nunca podrás eliminar el estrés de tu vida, razón por la que es necesario crear oportunidades para que el cuerpo se recupere. Por ejemplo, salir a caminar, meditar o juntarse con amigos, son formas de que el organismo pueda descansar del estrés diario.

• Sal de tu zona de confort. La resiliencia no solo proviene de las experiencias negativas, ya que es posible cultivarla al ponernos ante situaciones desafiantes o que se salen de lo cotidiano. De esta forma, el investigador Dennis Charney, decano de la Facultad de Medicina Icahn de Nueva York, explica: “Tus sistemas para regular la hormona del estrés se harán menos reactivos a él para que puedas manejarlo mejor. Vive tu vida de manera que adquieras las habilidades que te permitan manejarlo”.