Es más peligroso “comer mal” que beneficioso “comer bien”

Publicado: 5/08/2017 13:31
Es más peligroso “comer mal” que beneficioso “comer bien”
Pixabay

Estudio sostiene que priorizar en la alimentación diaria el consumo de alimentos sanos disminuye el riesgo de mortalidad en un 56%.

Un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, difundido por El País de Madrid, indica que es mejor disminuir el consumo de alimentos poco saludables que aumentar la cantidad de comida sana.

El estudio tuvo como objetivo determinar la relación existente entre la ingesta de doce grupos de alimentos, con el riesgo de mortalidad, dado que según el artículo, mantener una dieta saludable es “uno de los factores más importantes en la prevención de la muerte temprana y la discapacidad en todo el mundo”.

De esta forma, los investigadores afirmaron que alrededor del 70% de la mortalidad en el mundo se debe a enfermedades no transmisibles, cuya relación con el estilo de vida es imposible de ignorar.

Según el diario español, “las personas que no fuman, son físicamente activas y siguen un patrón dietético saludable suelen vivir de 10 a 15 años más, de media, que el resto”. Por lo tanto, el fin debe ser no solamente vivir más, sino vivir mejor.

Los grupos de alimentos que el estudio vinculó con el riesgo de mortalidad fueron los granos integrales y los refinados, las hortalizas, las frutas y los frutos secos, las legumbres, los huevos, los lácteos, el pescado, la carne roja y la procesada y las bebidas azucaradas.

En ese sentido, el análisis concluyó que priorizar en la alimentación diaria el consumo de alimentos protectores (aquellos de origen vegetal poco procesados) disminuye el riesgo de mortalidad en un 56%. Asimismo, el riesgo aumenta a un 100% frente a un consumo elevado de alimentos poco saludables. De esta forma, afirman que es más peligroso “comer mal” que beneficioso “comer bien”.

Igualmente, los investigadores puntualizaron: “No estamos argumentando que el consumo de los grupos de alimentos investigados esté per se causalmente relacionado con la mortalidad”.

Asimismo, el diario publica en su nota que según los científicos, “las personas con un alto consumo de granos enteros, frutas, verduras, pescado, frutos secos o legumbres pueden tener diferentes estilos de vida o un estatus socioeconómico diferente de aquellos con menor consumo”.