Menú de invierno: qué comer para mantener las defensas fuertes

Publicado: 27/07/2017 15:19
Menú de invierno: qué comer para mantener las defensas fuertes
Pixabay

Es importante consumir grandes cantidades de vitaminas y minerales, y mantener hábitos saludables para fortalecer el sistema inmune.

Con el invierno llegan las gripes y los resfríos. La falta de nutrientes adecuados puede bajar las defensas, haciendo que el cuerpo esté más vulnerable. Sin embargo, existen formas de fortalecer el sistema inmunológico que pueden ser controladas por cada persona, como la alimentación y los hábitos cotidianos.

En ese sentido, es importante consumir grandes cantidades de vitaminas y minerales. Para eso, los cítricos son proveedores fundamentales: pomelos, naranjas, mandarinas, limones. Todos contienen Vitamina C, elemento clave para mantener las defensas altas. Asimismo, favorece la absorción de hierro y funciona como antioxidante, y no hay riesgo de consumir en exceso, según informa el diario La Nación.

Por otro lado, los frutos secos, las semillas y los cereales integrales son importantes fuentes de nutrientes. Además de aportar calorías “buenas”, contienen Vitaminas A, C y E, fundamentales para las defensas.

Los vegetales como la calabaza o el zapallo, las espinacas y zanahorias, aportan una gran cantidad de antioxidantes y vitaminas, mientras que las legumbres, como lentejas, arvejas, porotos, y garbanzos aportan hierro, zinc y Vitamina B6, que ayuda a generar glóbulos blancos para defender el sistema inmune.

Asimismo, las carnes magras, pescados y huevos brindan proteínas y son formadoras de glóbulos blancos y rojos, al tiempo que aportan antioxidantes, hierro y zinc, elementos que protegen de virus y bacterias.

De esta forma, los mariscos también poseen altas cantidades de zinc y magnesio, y el yogurt, por su alto contenido de probióticos, mantiene fuerte las defensas.

Respecto a los antibióticos, la miel y propóleo cumplen muy bien esa función y colaboran con el buen funcionamiento del organismo. Por otro lado, el ajo se considera también un antibiótico natural, gracias a su alto contenido de azufre, el cual contiene propiedades curativas y preventivas.

Por último, los especialistas recomiendan incorporar aceite de oliva a la dieta, ya que se le conocen muchas propiedades favorables para la salud. Entre ellas, controla la presión arterial y el colesterol, tiene propiedades anticancerígenas y se dice que podría prevenir el deterioro mental. Respecto al sistema inmune, por ser rico en antioxidantes y nutrientes esenciales, colabora en su fortalecimiento.

Hábitos que colaboran

Según los expertos, es importante controlar el estrés, uno de los factores desencadenante de un sistema inmune deprimido. Lavarse las manos frecuentemente, ventilar los ambientes y usar una toalla por persona dentro del hogar también colaboran para prevenir la transmisión de bacterias, mientras que dormir bien, hacer actividad física, beber mucha agua y mantener una buena alimentación colaboran con la salud en todos los aspectos.