Hipnosis contra las adicciones, un método que promete alta efectividad

Por: Patricia Vicente
Publicado: 18/06/2017 12:47
Hipnosis contra las adicciones, un método que promete alta efectividad
cicama.com.uy
Cajillas de cigarrillos que dejan los asistentes a las sesiones del método

Método uruguayo permite dejar el cigarro, las harinas, el alcohol y otros vicios en una sesión de tres horas. Su creador contó cómo funciona

Bizcochos, bebidas cola, un cigarrillo o un vaso de cerveza a diario pueden ser enormes placeres de la vida para algunos, pero también pesadas adicciones para otros. ¿Dejarlos? Sí, claro, decirlo es fácil, lo complicado es cómo. La oferta de métodos para hacerlo incluye pastillas, dietas, tratamientos, terapias… pero también un camino poco conocido: la hipnosis.

ECOS conversó con Marcelo Acquistapace, creador de su propio método, llamado Cicama, que sin publicidad y trabajando en base al boca a boca, permitió a miles de personas abandonar adicciones. “Sobre la base de la hipnosis desarrollé una metodología propia que consiste en desconectar al cerebro racional (que es el adicto), acceder al subconsciente y allí modificar el borne de la adicción”, explicó.

Las personas que fuman saben que es malo y aunque todos los días se lo recuerden, no les resulta fácil dejarlo. Quien tiene sobrepeso sigue comiendo aquello que le hace mal, lo mismo el ludópata, que deja el sueldo en el casino, o el cocainómano. “Abandonar una adicción es tan difícil porque el cerebro racional frena todo dato negativo que recibimos sobre esas cosas que tanto nos gustan”, señaló Aquistapace.

Justamente, agregó, lo que permite su método es que esos datos lleguen al “borne”. Así lo explica: “Por medio de la hipnosis entro al disco duro (el subconsciente) y modifico la información sobre la adicción. Donde había algo positivo, pongo negativo. Entonces, cuando la persona vaya a buscar el dato sobre aquello que le gustaba, ya no lo encuentra”.

Llevado a la práctica, según Acquistapace, esto opera así: cuando un fumador encienda un cigarrillo le parecerá asqueroso, un bizcocho será un “masacote” horrible para un adicto a las harinas y lo mismo ocurrirá con el alcohol, las bebidas cola, los juegos de azar, la cocaína y la marihuana para quienes tengan adicción a ellos. El creador de Cicama afirma que tiene entre un 70% y un 80% de efectividad.

La hipnosis se realiza mediante un audio, de unos 30 minutos, con un intenso relato sobre la visita a una fábrica abandonada. “Es una experiencia multisensorial, que te va llevando, con sonidos, efectos especiales e incluso fragancias asociadas a los diferentes productos que generan la adicción a tratar”, contó y aseguró que no hay contraindicaciones.

“De hecho, lo que ocurre es que se generan efectos colaterales beneficiosos para quienes tienen ansiedad, problemas de insomnio, gastritis, fibromialgia, etc.”, aseguró. “Lo único importante es que quien viene tiene que estar convencido de que quiere dejar”, dijo Acquistapace.

Prejuicios y referencias

La hipnosis suele generar resistencias o desconfianza. “Siempre hay gente que critica, pero nosotros no hacemos publicidad, nos manejamos por el boca a boca, por recomendación y la gente viene porque ve los cambios que se producen en quienes prueban el método”, afirmó Acquistapace.

Además, señaló que les pasa muy seguido que concurren médicos a las sesiones o que les envían pacientes que no pueden contra el cigarrillo o la obesidad. “Muchos vienen porque un pariente o un amigo les comentó que en una sesión abandonaron su adicción. Y al principio no lo creen y lo entendemos, porque estamos yendo contra años de práctica de la medicina tradicional”.

“Yo entiendo que desde el punto de vista médico o científico pueda no parecer coherente, pero si aplico un método y tiene resultados, es porque hay una base física o biológica que permite validar el proceso. En definitiva, los cambios que se generan son reales”, agregó.

Realidad virtual para potenciar los resultados

En los últimos años, junto a un equipo compuesto por ingenieros, diseñadores y editores de video, Acquistapace comenzó a desarrollar la “hipnosis visual”.
“Entendí que si el subconsciente creía lo que le oía y olía, también creería lo que ve. Y como la hipnosis visual no existía, la desarrollé. Para ello utilizamos la realidad virtual, con la que llevamos a la persona en un mundo virtual y eso permite enviar más cantidad de información al subconsciente”, explicó.

“Si solo con el audio de la sesión de hipnosis tradicional alcanzamos entre 75% y 80% de efectividad, con lo visual lo incrementamos. Los cambios que se generan son increíbles”, aseguró y contó que actualmente están realizando un estudio científico sobre los resultados obtenidos.