Gas Sayago: una “cáscara vacía” que el año pasado gastó US$ 5 millones

Economia & Agro

16/09/2019 16:04

Gas Sayago: una “cáscara vacía” que el año pasado gastó US$ 5 millones

El gobierno afirma estar en un “proceso ordenado desactivación” de la empresa, formada para gestionar la fallida planta regasificadora.

Formado 2013 para gestionar el fallido proceso de construcción de la planta regasificadora Gas Sayago, el consorcio integrado por UTE y Ancap, perdió US$ 4 millones en el primer semestre de este año.

Según el último Estado Financiero, tiene un gasto ya resuelto de US$ 9 millones para poder desmantelar los pilotes que en su momento se erigieron en la Bahía de Montevideo y que, hoy por hoy, constituyen parte de los únicos vestigios que quedaron de la frustrada obra.

Si bien en ese documento se habla de una “provisión”, las autoridades indicaron ante el Parlamento que será una cifra sensiblemente menor. Los números se revisaron en los últimos meses ya que se llegó a la solución técnica de cortar los pilotes y retirarlos.

“No tendría sentido retirar arena que sacamos de un banco y que pusimos en otro lado”, señaló días atrás ante la Comisión de Industria de Diputadosel presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla. El gasto definitivo será, entonces, de US$ 2 millones.

La remoción de los pilotes va de la mano de la disminución paulatina, “hasta prácticamente hacerla desaparecer” de la estructura interna de Gas Sayago. “Estamos en un proceso ordenado de desactivación” aseguró Casaravilla.

Es que a partir del 1 de julio ya no queda casi personal activo en el consorcio, que fue desafectado. Durante el último año, quedaban tres gerentes y otros siete funcionarios.

La única excepción la constituye la actual presidenta de Ancap, Marta Jara, con licencia sin goce de sueldo. “Su situación está en suspenso”, se limitó a responder el jerarca. “En un momento, se verá cuál es la mejor resolución”.

Otro dato surgido de los Estados Financieros es que Gas Sayago tiene pasivos contingentes por US$ 70 millones, debido a distintas demandas en su contra con varios grados de avance.

Por eso, aunque según Casaravilla la entidad sea hoy una “cáscara vacía”, deberá ser mantenida, debido a situaciones que desde el gobierno no se pueden controlar.
Una es que Gas Sayago está asociada al concurso judicial de su ex contratista, la brasileña OAS. Otra está relacionada a la propia evolución de los juicios, que según el presidente de UTE, vienen “bastante bien”.

La empresa tuvo el año pasado una erogación de US$ 5 millones por gastos de administración, entre remuneraciones, honorarios, arrendamientos, vehículos y consultorías. Una cifra que, según el diputado nacionalista Pablo Abdala, llama mucho la atención.

“No tiene nada que hacer porque, a esta altura, la regasificadora es un anécdota”, dijo .

Desde hace casi un año Gas Sayago está en un proceso de venta de su paquete accionario. A los efectos el gobierno abrió un llamado internacional a interesados, que tuvo sucesivas prórrogas.

“Es verdad que no hay muchos interesados”, admitió Casaravilla.

Según las autoridades unos US$ 1,5 millones, el 40% de las pérdidas totales de el primer semestre de este año, fueron por la evolución del tipo de cambio.

El segundo rubro que más pesó fue el arrendamiento de un predio de siete hectáreas de la Administración Nacional de Puertos para el obrador, que significó US$ 664 mil.

“Es planta que en definitiva queda en casa” apuntó Casaravilla”, ya que va destinada a ese ente por un predio que está improductivo. “Es plata dulce que recibe el Puerto y que queda en el Estado, que no podemos considerar pérdida porque no lo es”.

Luego se ubicaron los US$ 500 mil en sueldos y aportes patronales de los funcionarios que estuvieron vinculados a la empresa hasta el 30 de junio, y los US$ 350 mil de intereses perdidos asociados a la deuda con la Corporación Andina de Fomento

Los pasivos en moneda extranjera superaron a los activos en unos US$ 17 millones.

El balancete del primer semestre de este año, realizado por la consultora Deloitte, indicó que Gas Sayago poseía al 30 de junio un patrimonio de poco más de US$ 9 millones.