Excurtiembre Branáa planea despedir 370 empleados, más de dos tercios

Economia & Agro

6/06/2019 19:39

Excurtiembre Branáa planea despedir 370 empleados, más de dos tercios

FCPU

Zenda JBS quiere irse del país y cerrar dos de sus tres plantas. Solo dejaría la de terminación y a 140 trabajadores.

La curtiembre Zenda JBS en Nuevo París, la excurtiembre Branáa, está planeando una drástica reducción de su actividad en Uruguay. Según informó a ECOS Carlos Bico, secretario general de la Unión de Obreros Curtidores (UOL), esta firma, de capitales brasileños, piensa despedir la próxima semana a 370 trabajadores.

Esto es más de dos terceras partes de la plantilla actual.

También piensa cerrar dos de las tres plantas que funcionan en el país, dejando abierta únicamente la de terminación. Ahí quedarían trabajado los 140 empleados que no sean despedidos, que incluye a los administrativos.

La empresa, que se dedica a la producción de cueros para vehículos de lujo, argumenta pérdida de clientes y dificultades de competitividad. "Son las excusas que esgrime toda la industria", ironizó Bico, quien se reunió este jueves con el director nacional de Trabajo, Jorge Mesa.

Se maneja la posibilidad de que las plantas se muden a Brasil.

El gremio la semana que viene sostendrá reuniones con el Pit-Cnt y varios ministerios relacionados (Trabajo, Industria, Medio Ambiente). También se esperan instancias tripartitas.

Además de la cuestión laboral, esta situación genera problemas sanitarios. "Esta fábrica produce 60 mil cueros por mes. No hay capacidad operativa en Uruguay para utilizarlos. Solo pueden desecharse y eso generaría un grave problema ambiental", indicó el dirigente.

Al momento, la UOL pide que en vez de despidos, los trabajadores sean enviados a seguro de paro por cuatro meses. "Nosotros especulamos que la empresa va a volver a abrir y a tomar otra gente", indicó Bico.

La Unión no descarta tomar medidas sindicales tales como ocupación de planta, afirmó el secretario general.

La industria del cuero vive desde hace años una crisis en Uruguay. En los últimos 15 años, estima Bico, se perdieron entre ocho y diez mil puestos de trabajo, situación que tuvo su agravante cuando cerró la industria curtidora ovina, en la década de 1990.