Una radiografía del sector público ante llegada de “tiempos de ajuste”

Economia & Agro

14/04/2019 15:04

Una radiografía del sector público ante llegada de “tiempos de ajuste”

MEF

Estudio analiza el aumento de los distintos componentes del gasto en momentos en que el incremento del déficit se instala en el debate.

En una perspectiva histórica, el gasto público se ubica hoy en el nivel más elevado de los últimos 20 años.

El gasto primario llega al 30,6% del PBI, equivalente a 18300 millones de dólares. En tanto el gasto primario corriente es del 28,4%. En 2008 las cifras eran del 25,8% y 22,4% respectivamente.

Así lo indica un trabajo de la Consultora Deloitte, que traza una “radiografía del gasto público” en momentos en que, a juzgar por los discursos de buena parte de los candidatos de la oposición, se vienen “tiempos de ajuste”.

El año pasado, las Pasividades suponían el 34% del gasto primario total, seguidas del 31% para Transferencias, 18% para Remuneraciones, 13% para Gastos No Personales y 5% para Inversiones.

La Educación supuso el 35% del gasto salarial en el Estado en 2018. El Ministerio del Interior se llevó el 14%, la Salud 11% y el Ministerio de Defensa y la Universidad de la República el 8%.

Al cierre de 2017, el Estado tenía 298 mil vínculos laborales en calidad de funcionarios.

El 30% correspondió a la ANEP, el 25% a los ministerios y el 13% a los gobiernos departamentales.

En los ministerios, el 42% de los funcionarios están en Interior y el 38% en Defensa.

Con poco más de 6000 empleados cada una, UTE y ANTEL son las empresas públicas con la mayor plantilla funcional.

Con respecto a los gastos de funcionamiento, ASSE está al tope con el 28% del total, mientras que el INAU insume el 14%. El MIDES se lleva el 13% y la ANEP el 9%.

La Educación fue, justamente, el sector que tuvo un mayor incremento de funcionarios en la última década. Fueron 31832 más que en 2007.

La Salud incorporó en ese período 10405 funcionarios y la Universidad de la República 5311.

Las transferencias pasaron del 5,7% al 9% del PBI en los últimos diez años.

El mayor crecimiento, 2531 millones de dólares, se produjo en el Seguro de Enfermedad del Fondo Nacional de Salud.

Lo sigue las transferencias a las Afap, con 1200 millones, las Asignaciones Familiares, con 541 millones, y el Seguro de Desempleo, con 227 millones de dólares.

El gasto en Pasividades se elevó 1,9% del PBI en dicho período, seguido de 0,7% para Remuneraciones.

Las inversiones, en tanto, decrecieron 1,1,% del producto en la última década.

Si se compara el gasto primario y el PBI per cápita con respecto a otros países, Uruguay supera a sus vecinos. Brasil y Argentina están en el orden del 25%.

Estados Unidos, Alemania y España se ubican cerca del 40%, en tanto que Bolivia llega caso al 50% del producto.

Los ingresos del sector público no financiero sumaron el año pasado 13 mil millones de dólares. El 83% vino de la recaudación de la Dirección General Impositiva, el 5% del Comercio Exterior y el 4% de Aportes de Empresas Públicas.

En materia de impuestos, el 51% del total, unos 5500 millones, responden al IVA .

En un segundo escalón, con 1900 millones cada uno, se ubican el IRPF y el IRAE.

El 84% de la recaudación anual del IRPF, unos 1630 millones de dólares, proviene de la Categoría Trabajo, frente a apenas el 16% de la de Capital.

Los ingresos del Banco de Previsión Social el año pasado alcanzaron los 4600 millones de dólares.

El informé también analizó si es sostenible el resultado fiscal observado en 2018. El déficit primario se ubicó en 0,7% del PBI, y el global de 4,2%.

La deuda pública, que el año pasado fue del 64% del producto sin contar con el efecto de la ley de “cincuentones”, se ubicaría en 2028 en el 78%.