Tope de endeudamiento se multiplicó por seis en los últimos 12 años

Publicado: 11/07/2018 18:50
Tope de endeudamiento se multiplicó por seis en los últimos 12 años
BCU

Cerrará el año en US$ 2042 millones y pasó de representar el 1,7% del PBI en 2006 al 3,3 actual, según datos del gobierno.

Uno de los artículos más polémicos y cuestionados de esta Rendición es el que incluye un nuevo pedido por parte del gobierno de aumentar el tope de endeudamiento. Será por US$ 200 millones y regirá para los próximos dos años.

Ya son cuatro las veces que el Poder Ejecutivo realiza esa solicitud desde 2010. La oposición se opondrá, avizorando que el motivo oficial para ese pedido será paliar el déficit fiscal, para lo cual se estima serán necesarios casi US$ 2500 millones.

El tope de endeudamiento está regulado por la ley 17947, aprobada en 2016, que estableció el marco legal a regir para la deuda neta que puede asumir el sector público en un año determinado.

Cuando la ley se votó, la variación fue situada en US$ 325 millones. En 2011 pasó a medirse en unidades indexadas. Con los sucesivos aumentos, incluido el planteado ahora, el tope proyectado será este año de US$ 2042 millones.

Eso supone que, desde la vigencia de la actual normativa, se incrementó seis veces. Así lo reconoció el martes ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados el jefe de la Unidad de Gestión de Deuda Pública del Ministerio de Economía, Herman Kamil.

Otro punto a tener en cuenta es la comparación en el tiempo entre la evolución del tope de endeudamiento con la del PBI, que en estos últimos doce años aumentó 300%.

Así, según las cifras oficiales, pasó de 1,7% del producto en 2006 al 3,3% con el que cerrará 2018.

Según el Informe Económico-Financiero que acompaña la Rendición de Cuentas, la deuda neta del sector público, excluidos los encajes bancarios, equivaldrá este año al 41% del PBI.

Una cifra “absolutamente manejable y bajo control de las decisiones del gobierno” según indicó ante la comisión el ministro Danilo Astori.

Según el jerarca, Uruguay está absolutamente cómodo en términos de liquidez. Cuenta con una línea de crédito de desembolso inmediato por US$ 5000 millones, que supera largamente los US$ 3427 millones que el país deberá asumir a corto plazo en cuanto al pago de amortizaciones e intereses.

Astori destacó a su vez la “madurez” de la deuda que, concebida en su conjunto, está pactada a un plazo de trece años. Además, el 52% está denominada en pesos.

El último dato del Banco Central del Uruguay, correspondiente a la primer semana de este mes, indicó que las reservas del país estaban situadas en US$ 17.385 millones. Medidos en términos de producto, según Kamil, están muy cerca del máximo histórico desde que se tienen registros.

Pero si a ese valor se le restan las obligaciones del Banco Central en monedad extranjera, ya sea con el sistema bancario con el propio gobierno, el total de reservas es de US$ 7785 millones.

Kamil advirtió al respecto que existen distintas fórmulas para evaluar si ese nivel de reservas es suficientes para contener eventuales perturbaciones externas que podría tener la economía.

Según el jerarca, el país tiene “holgura” al respecto.

Para Kamil, una de las características que le da fortaleza a Uruguay en cuanto a financiamiento es que el 95% de la deuda está contratada a tasa fija, ya sea en términos nominales o reales.

“Esto es importante en un ambiente donde vamos a ver incremento de tasas, especialmente en dólares, porque quiere decir que el stock que hoy tenemos de deuda está resguardado de fluctuaciones”, indicó.

El año pasado el gobierno emitió un total de US$ 3045 millones en los mercados, con lo que la deuda pública superó los US$ 34000 millones.