Conaprole: "Pedimos a los funcionarios que reflexionen"

Publicado: 11/07/2018 17:57 | Actualizado:
Conaprole: "Pedimos a los funcionarios que reflexionen"

El sindicato dice que no hay ningún ámbito de negociación. Conaprole sostiene que no se retiró de las discusiones del Consejo de Salario.

En asamblea el miércoles 13 de junio los trabajadores de Conaprole determinaron no realizar horas extras ni trabajar en horario de descanso a partir del jueves 21. Ese miércoles se instaló el conflicto entre los funcionarios y la empresa que tiene varias aristas pero no es un tema salarial y no afecta al sector primario, dijo a ECOS el prosecretario de la Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole (AOEC), Enrique Méndez.

Los trabajadores aseguran que esta medida de lucha que votaron por mayoría en asamblea fue elegida de manera responsable. "No permitimos que por nuestras medidas se tire materia prima ni que tampoco que se vaya a generar un desabastecimiento, aunque sí puede pasar que un día puntual haya un retraso", sostuvo Méndez.

Ambas partes han argumentando su posición respecto a este conflicto, pero la realidad es que hasta el momento la situación sigue igual que hace 29 días. Un día después de la asamblea de trabajadores, Conaprole decidió cancelar todos los ámbitos bipartitos y tripartitos, y desde entonces las partes no han tenido instancias de negociación, explicó.

Por un lado, el sindicato reclama que todos los funcionarios trabajen cinco jornadas de ocho horas cada una en la semana. Pero de los 1850 empleados de la empresa todavía hay alrededor de 300 que trabajan seis días.

Según Méndez, el gremio le propuso a Conaprole una fórmula mediante la cual, la empresa podía cumplir con la reivindicación de los trabajadores sin que ello implicara costos extra. "Pero llegó un día en que la empresa políticamente decidió no avanzar más respecto a este tema", indicó.

Otro de los reclamos que mantienen se vincula con el pago de la antigüedad de los trabajadores. Méndez explicó que conviven dos regímenes totalmente distintos, uno más "perjudicial que el otro". Esto genera "inequidad" entre los funcionarios, ya que se ven perjudicados aquellos que ingresaron después de 1993, sostuvo el dirigente sindical.

El costo que debería asumir Conaprole para terminar con esta desigualdad no llega al 0,4% de la masa salarial y esta última no alcanza al 15% del presupuesto de Conaprole, señaló Méndez. "Es un costo ínfimo y mínimo", afirmó.

Por otro lado, de acuerdo con el prosecretario del gremio, la empresa se comprometió a efectivizar puestos de trabajadores de funcionarios que se habían jubilados y al día de hoy no lo ha hecho en su totalidad. En este sentido, Méndez también recordó que hay más de 700 trabajadores zafrales vinculados a Conaprole y que la empresa tiene 200 trabajadores constantes en puestos que deberían ser efectivos.

Para Méndez esto contrasta con las afirmaciones que han hecho algunos productores de que en Conaprole sobran 250 puestos de trabajo. Igualmente, aclaró que el conflicto es a nivel industrial y no con los productores.

También se refirió a la cifra que se difundió del salario promedio de un trabajador de Conaprole, que supera los $50.000 nominales. Según el dirigente sindical, este dato solo desinforma a la población ya que para llegar a esa cifra se puso en la misma bolsa a cargos de directores y de personas de confianza.

Si bien, el sindicato no ha calculado en promedio cuánto gana un trabajador, indicó que un trabajador zafral cuando ingresa cobra $21.000 en la mano y un efectivo al ingreso $30.000 . "Somos la gran mayoría", señaló Méndez.

Conaprole: “Pedimos a los funcionarios que reflexionen”

Desde la empresa se considera que este conflicto trae pérdidas al sector y que se afecta la recolección y los procesos de distribución, y eso repercute en el precio de la leche. “Si no hay productores no hay nada, somos el primer eslabón de la cadena que se está viendo debilitado”, dijo Gerardo Perera, secretario de la Asociación Nacional de Productores de Leche, institución que pertenece a la cooperativa.

Entienden los reclamos de los trabajadores pero consideran que son excesivos y que si se otorga dinero a los salarios se verá afectado el precio de la leche. “Quiero decirle a los funcionarios que reflexionen en este momento tan complicado que está viviendo la lechería uruguaya. Si siguen tirando de la piola esto va a terminar en la caída de Conaprole”.

Perera indicó que en los últimos cuatro años los productores no han tenido aumentos en las ganancias por la cantidad de producto que venden. A su vez, agregó que el poder de compra bajó un 15% y hay 400 matrículas en saldo deudor.

“Los funcionarios piden un aumento de salario que manifiestan que es mínimo pero no es así. No estamos dispuestos a que se otorgue más salario de lo que corresponde porque eso sería catastrófico para el sector”, expresó Perera.

Por otra parte, indicó que la cooperativa no se retiró de las instancias de negociación del Consejo de Salario sino que solicitó una prórroga al considerar que las medidas de fuerza tomadas por el sindicato dificultan que se llegue a un acuerdo.