Denuncian que el BID mantiene “de rehén” a población campesina en Perú

Publicado: 5/04/2018 13:45
Denuncian que el BID mantiene “de rehén” a población campesina en Perú
Canchayllo

Un proyecto hidroeléctrico que es el principal sustento de una comunidad indígena en Canchayllo está en riesgo por la falta de una garantía.

Canchayllo es un distrito peruano ubicado en la zona centro-oeste del país, en la provincia de Jauja, en el departamento de Junín, de poco más de 2.300 habitantes. Estos en su mayoría integran una modesta comunidad campesina. En este lugar, conocido por estar en un territorio andino por el cual pasa el Camino del Inca, hay una central hidroeléctrica que es el principal sustento de la comunidad. Su funcionamiento hoy está en riesgo debido a lo que sus accionistas consideran que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), está cometiendo un grave atropello a través de su Corporación Interamericana de Inversiones (CII).

Así lo señala uno del los sponsors del proyecto, Union Energy Group (UEG), en un documento enviado a la CII, al que accedió ECOS.

UEG es el principal accionista de la Empresa de Generación Eléctrica Canchayllo S.A.C. (EGECSAC). Según el documento, si bien el proyecto ha cumplido con las metas de producción proyectadas, “el precio del mercado spot de energía así como las condiciones de financiamiento” han provocado “un flujo de caja negativo” que ha sido cubierto al momento por UEG, con varios millones de dólares. Dadas las condiciones actuales, ya las inversiones han superado lo previsto y está en riesgo el presupuesto de marzo, que implica el pago de salarios a trabajadores vulnerables y "pagos mínimos que deben ser realizados a la comunidad y pequeños empresarios de la zona".

La firma canadiense Polaris Infraestructure Inc., dedicada al desarrollo de proyectos de energía renovable en América Latina, manifestó su interés en invertir y recapitalizar a EGECSAC para que continúe funcionando, por lo que sería necesario un segunda garantía, que debe contar con el aval de la Corporación Interamericana de Inversiones del BID. Pero esta se negó por causas completamente ajenas a esta central hidroeléctrica que sustenta a toda una comunidad indígena.

El CII pretende que se le condone una deuda de 408 mil dólares que tiene por otros dos proyectos, que nada tienen que ver con Canchayllo. Si le perdonan la deuda, firma el aval. De lo contrario, no.

El malestar de UEG es que el CII accedió a permitir el nuevo préstamo siempre y cuando esta empresa considere el no cobro de esa deuda que este organismo del BID tiene con ella, referidas a dos proyectos hidroeléctricos en Perú. Las obras para estos últimos dos proyectos se encuentran paralizadas desde hace dos años a causa de desplazamientos de tierra.

UEG indica que con esta actitud, los funcionarios de la CII “mantienen de rehén a una comunidad campesina”, de condiciones de vida por sí rudimentarias, ya que no sea han podido pagar los salarios de marzo y otras deudas que se mantienen con ella. "Vemos con muy malos ojos como funcionarios de la Corporación mantiene de rehén a una comunidad campesina, que vive alejada del bienestar y las comodidades de Washington, viéndose privados del cobro de salarios", entre otros, manifestó UEG.