"¿La Unión Europea podría acordar con el Mercosur en esta situación?"

Por: Leonel García
Publicado: 18/05/2017 16:32
"¿La Unión Europea podría acordar con el Mercosur en esta situación?"
UNIVERSIDAD CATÓLICA
Ignacio Bartesaghi.

Para Ignacio Bartesaghi, experto en negocios e integración, ese es el verdadero impacto en Uruguay de la crisis en Brasil.

Brasil estornuda, Argentina se resfría y Uruguay, directamente, contrae neumonía. Y ahora el gigante sudamericano está sumergido, aún más si cabía, en una crisis política. Y más allá de las eventuales repercusiones en el corto plazo, como en el tipo de cambio, o en el mediano, como en el intercambio comercial, lo que al director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi, le preocupa es algo mucho más simple: si se insiste en la necesidad de un acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, ¿es posible pensar en eso con el líder natural del bloque regional así cómo está?

- La Bolsa de San Pablo (Bovespa) paralizó este jueves las operaciones y el real se devaluó. ¿Qué repercusiones puede haber acá?

- Lo que estamos observando en Brasil es una inestabilidad que viene de tiempo. Nunca el gobierno de Michel Temer logró mostrar una estabilidad que proyecte un país que pueda enfrentar cambios y crecimientos a largo plazo. Si bien la economía muestra algunos crecimientos, luego de caídas en el entorno del 4% en los últimos dos años, la preocupación sigue siendo cómo mantener la senda del crecimiento con estabilidad política. Y todos los partidos políticos están insertos en una trama de corrupción de impacto internacional, que afecta la imagen de Brasil. A eso se le agrega algo concreto: como presidente, Temer está involucrado. Pero eso no hace más que confirmar lo que ya era una sospecha.

- No está sorprendido.

- No, no lo estoy. Y más allá del efecto directo que tenga la inestabilidad en Brasil, lo grave para Uruguay no es el corto plazo, sino el mediano y el largo. El problema es que hace varios años que Brasil está inserto en una crisis económica, política y social brutal, en un mundo donde se necesitan liderazgos claros.

- ¿Qué puede pasar en el mercado de cambios uruguayo, en la transacción comercial?

- Yo pienso que los efectos van a ser más indirectos que directos.

- ¿Qué quiere decir con eso?

- En indirectos, pienso que para que Uruguay no tenga problemas en la región, en comercio o en turismo, precisa de un Brasil y de una Argentina con crecimientos robustos y estabilidad política. Y en ninguno de los países hay eso. Si bien (el presidente argentino, Mauricio) Macri tiene más estabilidad política que Temer, naturalmente, no podemos hablar de una región estable. Estamos en una región inestable y con un Brasil inestable. Toda la inestabilidad política y la corrupción afecta al crecimiento al mediano plazo, porque afecta la captación de inversiones, afecta la confianza de los mercados. Y eso tiene efectos directos en Brasil. Y por consiguiente, de manera indirecta, en Uruguay, porque Brasil es nuestro segundo principal mercado (en 2016, se exportaron mercaderías por 1.200 millones de dólares y se importaron por US$ 1.460 millones). Hay una conexión muy fuerte en bienes y servicios y también en turismo (N. de R. en el primer trimestre de 2017 llegaron 137.378 visitantes brasileños, un 28,3% más respecto al año anterior). No visualizo un impacto de la bolsa de San Pablo en Uruguay. Pero sí puede generar cortar la recuperación económica que se pronosticaba en ese país.

- Que era muy chica, no se esperaba mucho más que medio punto porcentual.

- Sí, aunque algunos pronosticaban el 1%. No era grande, pero no hay que olvidar que estaba cayendo por el entorno de los cuatro puntos en dos años consecutivos. Estaba empezando a crecer con una Argentina que comenzaba a crecer, con un Estados Unidos que se estabiliza un poco, con una Europa que se estabiliza un poco, y con un comercio internacional de acuerdo a la OMC (Organización Mundial de Comercio) que mostraba tasas de crecimiento razonables.

- ¿Eso cómo se puede traducir?

- Que en un mundo convulsionado, las noticias no eran tan malas. Lo malo, de nuevo, es la inestabilidad política en la región. Para que haya crecimiento económico tiene que haber estabilidad política. Para que haya captación de inversiones no puede haber tramas de corrupción como (la constructora) Odebrecht o el escándalo sanitario con la carne. Eso afecta a Brasil. ¿Y a quién afecta eso? A Argentina. ¿Y a quién afecta Argentina? A Uruguay. Por eso, me sale pensar más en impactos en el mediano plazo que en el efecto inmediato.

Porque la preocupación que ahora me surge es: ¿y ahora qué? ¿Cuál es el candidato que podría suceder a Temer? ¿Lula (da Silva)? El panorama que hay es que tampoco hay continuidad política, no hay un líder emergente que diga que ahora sí Brasil tendrá un líder que podrá enfrentar los desafíos que surjan. Y en un mundo convulsionado, Uruguay tiene que intentar amortiguar los impactos a corto plazo, que son los asociados al tipo de cambio, y los eventuales impactos comerciales que son más a mediano plazo. Y la única forma es diversificar los mercados. Cada cuatro o cinco años la región sufre una inestabilidad tal que tira para abajo los avances. Uruguay tiene estabilidad política, bajos índices de corrupción y capacidad de planificar a largo plazo; pero la región no muestra eso. Entonces, hay que tener una relación con la región cada vez más flexible e intentar insertarse más en Asia. Esto es en lo que insistimos mucho en nuestro departamento.

- ¿Un real más barato no podría ser beneficioso?

- Podríamos beneficiarnos pero también se debe ajustar. El tipo de cambio está muy asociado a lo que pasa con la región. ¿Hasta cuánto podés aguantar ser más o menos competitivo respecto a lo que pasa en Brasil? Los impactos inmediatos van a ser de orden menor. Yo pongo otro escenario: se ha hablado que se va a cerrar un acuerdo Unión Mercosur antes de fin de año, de lo necesario que es. Y yo pregunto: ¿es razonable pensar que la Unión Europea va a cerrar un acuerdo con el Mercosur en estas condiciones? ¿Con Brasil así? Y eso, que no se ha comentado y probablemente no se comente, va a tener mucha más importancia que cualquier repercusión a corto plazo.

- Usted subraya lo poco atractivo de acordar con un bloque cuyo líder natural está sumido en una crisis.

- Muchos analistas hacen pronósticos a corto plazo, con énfasis en el tipo de cambio o de comercio, que sería más a mediano plazo. Lo que a mí me preocupa es Brasil en el Mercosur y en el mundo. ¿Cómo tener una estabilidad política mínima para enfrentar al mundo? Es muy grave todo lo que ha ocurrido con Brasil cinco años para atrás. Tenemos un Brasil totalmente apagado, que no lidera el Mercosur. Lo ha intentado liderar Macri un poco. Me preocupa mucho más eso que el corto plazo. Uruguay tiene que tener dos socios fuertes en Brasil y en Argentina. Y no veo crecimiento sustentable ni estabilidad política en ninguno de los dos.

Cautela y una posible suba del dólar



La suba del dólar en Brasil de este jueves, producto del escándalo de corrupción que salpica directamente a su presidente, Michel Temer, provocaría un efecto rebote en Uruguay a mediano plazo, le dijo a ECOS Eduardo Piqueras, director de la sociedad de bolsa Gastón Bengoechea y Compañía.

“Si en Brasil el dólar subió un 10%, si (esa suba) se estabiliza), no sería descabellado que en Uruguay suba un tres o cuatro por ciento”, expresó.

En materia bursátil no habría impacto. Esto se debe, explicó, a que la Bolsa de Valores de Montevideo no tiene un mercado accionario como el de Bovespa, que se desplomó esta jornada y debió suspender la operativa.

“Siempre este tipo de noticias son negativas”, subrayó el corredor. Otro posible escenario trazado es la suba de los rendimientos (tasas) que exige el mercado.

Por su parte, el economista Ignacio Munyo, director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM, la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo, dijo que lo que debe primar hoy es la “cautela” y ver lo que pasa “luego del shock inicial”. Un efecto previsible es un enlentecimiento de la recuperación de la economía brasileña, “que para este año estaba previsto entre un 0,5% y un 0,6%”.

Para Munyo, “el ruido a corto plazo en Uruguay se genera porque el comercio (con Brasil) estaba experimentando una recuperación”. La complicación más próxima podría girar en torno al tipo de cambio y la competitividad. “Si sube el dólar Brasil puede volverse más barato, pero aún es muy temprano para asegurar algo”, concluyó, reiterando su pedido de “cautela”.