Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Dejaron en libertad a dos hombres que trasladaban marihuana y pasta base /// Un ciudadano argentino dio positivo de coronavirus en Paso de los Toros /// Se detectaron 13 casos nuevos de covid-19 en Uruguay; tres son niños /// El 30 % de las mujeres latinoamericanas nunca experimentaron un orgasmo, según estudio /// Brasil se convierte en el segundo país en superar las 100.000 muertes por covid-19
Deportes

9/07/2020 12:14

Luis Suárez le dio vida al Barça y envió a Segunda al Espanyol

El futbolista uruguayo convirtió un gol que lo dejó como el tercer mejor goleador histórico del Barça, con 195 tantos.

Luis Suárez le dio vida al Barça y envió a Segunda al Espanyol

EFE/Alberto Estévez

En un partido poco lucido, Barcelona continúa en la carrera por el título después de la victoria conseguida ante el Espanyol (1-0) por medio de un tanto de Luis Suárez que condenó a los blanquiazules a Segunda División.

Después de un partido muy plano en el primer tiempo, todo cambió en los primeros minutos de la segunda mitad, con dos expulsiones (Ansu Fati y Pol Lozano) y el tanto de Luis Suárez, que lo convirtió en el tercer mejor goleador histórico del Barça con 195 goles, superando a la leyenda húngara Ladislao Kubala.

Ante la capacidad de crear, destrucción; frente a la posibilidad de buscar espacios, densidad de futbolistas. Y así una y otra vez. El Barça se estrelló durante muchos minutos contra el trolebús dispuesto por Rufete, pero no solo eso, porque los blanquiazules se sintieron cómodos con el papel de invitados y fueron los que tuvieron mejores ocasiones para abrir el marcador.

Quique Setién mantuvo el dibujo que había transformado las dudas de su equipo en un maravilloso partido en Villarreal, con el único cambio de Rakitic que entró por Arturo Vidal, pero enfrente se encontró con un rival que sabía que tocaba perseguir sombras, achicar espacios y correr a la contra.

De hecho, la primera gran ocasión nació de una recuperación, un pase en largo de Marc Roca y un uno-contra-uno de Adrián Embarba frente a Marc André ter Stegen. El alemán estuvo impecable y salvó a su equipo en el minuto 10.

Setenta, ochenta, hasta el 85% de posesión llegó a tener el Barça durante el primer tiempo, pero ocasiones pocas. El 5-4-1 del Espanyol, con Raúl de Tomas solo como delantero, obligó a los de Rufete a un gran desgaste físico, pero mantuvo a raya a los azulgrana.

Un saque de esquina de Messi, buscando el gol olímpico en el minuto 14, fue la primera aproximación de los locales; respondida con una acción por la izquierda de Dídac Vila y un remate de Marc Roca, uno de los destacados.

Messi, de nuevo de pelota parada, esta vez en el lanzamiento de falta directo, puso a prueba a Diego López y el balón paso cerca del travesaño. La mejor ocasión de los azulgrana fue en un pase filtrado de Griezmann sobre Suárez, que el uruguayo no puedo concretar.

Hasta el final del primer tiempo, el guión del partido se mantuvo inalterable. El Espanyol exploró acciones a la espalda de la defensa del Barça y creó mucho peligro, como en un acción en la que Dídac Vilà disparó contra el palo, en la mejor ocasión del primer tiempo.

El 0-0 con el que se llegó al descanso dejaba a los dos equipos huérfanos de objetivos, no valía a ninguno de los dos: al Barça porque se le escapaba definitivamente el tren de LaLiga; y al Espanyol porque se consumaba su descenso.

Movió ficha Setién en el descanso, con la idea de agitar el partido. Puso a Ansu Fati, por Semedo, pero la intención se esfumó en cuatro minutos, porque el joven delantero fue expulsado por una acción sobre Calero.

Munuera Montero, advertido por la sala VOR, visionó la acción y expulsó a Ansu tras haberlo amonestado inicialmente. La jugada se repitió, esta vez entre Pol Lozano y Piqué, y en el minuto 53 el partido ya era un diez contra diez y todo cambió.

Con espacios, el Barça se sintió más libre y tres minutos después, Luis Suárez puso el 1-0. Fue en una acción de Griezmann sobre Messi y un balón que el uruguayo encontró dentro del área y batió a Diego López.

Más allá de esa jugada, Messi dispuso de una buena acción para el 2-0, bien resuelta por Diego López, pero poco a poco el Barça se fue apagando y el Espanyol creyó en sumar, al menos, un empate y despedirse de la mejor manera.

Un par de remates de Raúl de Tomás y otro de Bernardo estuvieron a punto de acabar con las aspiraciones del Barça, pero ahí acabó todo. Los de Quique Setién sumaron una triste victoria y el Espanyol se va a segunda, donde jugó por última vez en la temporada 1993-94.

EFE