Coronavirus en Uruguay
816

Confirmados

22

Fallecidos

680

Recuperados

Coronavirus en el mundo
6.015.616

Confirmados

367.423

Fallecidos

2.621.201

Recuperados

Editorial:La otra cara del Mayo francés
Ver editoriales anteriores
Mercedes Benz presentó su primer "premium" con tres filas de asientos /// Pedirán desde Argentina que se abra el puente en Paysandú /// Testearán a 18 personas en Tacuarembó y Montevideo por posible contagio de coronavirus /// Por todos los desaparecidos /// La ilegitimidad de la ocupación
Deportes

24/05/2020 10:00

Jugaron en los dos grandes y rompieron el corazón de los fanáticos

Por: Brahian Kuchman

Los casos más polémicos de los futbolistas que jugaron en los dos equipos más populares del fútbol uruguayo: Nacional y Peñarol.

Jugaron en los dos grandes y rompieron el corazón de los fanáticos

Gastón Britos I Foco.uy.

Para la mayoría de los futbolistas uruguayos, sobre todo en el comienzo de su carrera profesional, el gran anhelo es poder jugar en uno de los dos grandes: Nacional o Peñarol.

Por su infraestructura con respecto a los demás clubes, por su poder económico, su historia, sus logros o por la enorme cantidad de hinchas que suman hasta en el rincón más lejano del país.

A lo largo de la historia miles de futbolistas pasaron por alguno de los dos; sin embargo, también hubo de los que vistieron ambas camisetas.

Muchos futbolistas suelen declaran durante su carrera profesional su pasión por cierto club y el deseo de vestir la camiseta del cuál son hinchas. Incluso, llegan a admitir que nunca jugarían en el equipo rival de todas las horas ya que sentirían traición a su corazón.

Sin embargo, también hay de los otros; de los que dejan el sentimiento de lado y priorizan otros factores. De los que no tendrían problemas en vestir ambas camisetas porque al fin y al cabo, para ellos, el fútbol profesional es un trabajo y así lo han demostrado cuando decidieron pasar de un equipo a otro.

La lista de estos últimos es muy larga, pero Ecos se encargó de detallar los casos más polémicos.

Los que de alguna u otra manera han provocado cierta desilusión y bronca en aquellos hinchas que se sintieron traicionados. Los que dejaron una marca imborrable en su pasaje de un club al otro, o en definitiva, los que rompieron el corazón de los fanáticos.

Ángel Romano

Fue el primero que generó polémica en la época amateur. Romano debutó en Nacional en 1910 con 17 años pero el Cisma de 1911 obligó a que se fuera del club. Ese año, recaló en el CURCC.

De todas maneras, en 1915 volvió a Nacional donde ganó 15 Campeonatos nacionales y 10 internacionales hasta 1930, año de su retiro.

José "Pepe" Sasía

El "Pepe" es muy recordado e identificado en Peñarol, donde ganó la Copa Libertadores e Intercontinental de 1961. Después de jugar cinco años en el aurinegro, sorpresivamente, se vistió con la camiseta de Nacional en 1968.

Luis Alberto Cubilla

El caso Cubilla fue de los más polémicos de la historia del fútbol uruguayo. Se inició en Peñarol, donde jugó desde 1959 hasta 1962 y fue campeón de América y del Mundo en 1960 y 61.

Luego, emigró al exterior y tras jugar en Barcelona de España y River Plate de Argentina regresó a Uruguay para vestir la camiseta de Nacional.

En el tricolor jugó desde 1969 hasta 1974 y también fue campeón de América y del Mundo en 1971.

Cubilla fue de los jugadores más ganadores de la historia del fútbol uruguayo; además de las tres Libertadores y las dos Intercontinentales, ganó cuatro Uruguayos con Peñarol, cuatro con Nacional y uno con Defensor Sporting en 1976 en el año que el violeta rompió la hegemonía de los grandes.

Ildo Maneiro

Maneiro había sido el "10" del Nacional campeón del mundo de 1971 pero su carrera la finalizó en la vereda de enfrente: se fue a Peñarol.

Con el mirasol jugó desde 1976 hasta 1979.

Pablo Forlán

Que el apellido Forlán figure en la camiseta de Nacional suena raro. Sin embargo, Pablo vistió la tricolor en 1977 después de ganarlo todo con Peñarol entre 1963 y 1970.

Venancio Ramos

Con Peñarol jugó en dos etapas y fue campeón de la Libertadores e Intercontinental en 1982. Tras jugar en Francia y Argentina volvió a Peñarol en 1988 y para 1989 Damiani decidió no renovarle su contrato.

Ese año firmó con Racing de Uruguay pero al año siguiente (1990) fichó por Nacional. Entre sus actuaciones más recordadas en el tricolor, convirtió el gol de la victoria en un clásico y decidió ir a celebrarlo frente al Palco, donde se encontraba Damiani.

Antonio Alzamendi

El "Hormiga" jugó en Nacional en 1983 y en Peñarol en 1985. De todas maneras, su mejor versión la mostró en el fútbol argentino entre Independiente de Avellaneda y River Plate.

Ernesto "Pinocho" Vargas

"Pinocho" fue campeón de América y el mundo con Peñarol en 1982 pero cuatro años más tarde fue dejado libre. En 1987 fue contratado por Nacional, donde también fue campeón de la Libertadores e Intercontinental en 1988.

Wiliam "Pato" Castro

El "Pato" había sido campeón de América y del Mundo con Nacional en 1988 pero ello poco le importó de cara al futuro: en 1992 firmó con Peñarol.

Carlos "Pato" Aguilera

Pese a ser reconocido hincha de Peñarol y haber jugado dos etapas en el aurinegro, el "Pato" vistió la camiseta de Nacional en tres períodos diferentes antes de llegar al aurinegro.

Juan Ramón Carrasco

Después de tres pasajes por Nacional, donde comenzó su carrera profesional, estuvo en Peñarol en 1989. Fue uno de los pasajes más polémicos de la historia.

Después, volvió al club de sus amores y tuvo dos pasajes más en el tricolor: en 1995 y 1997.

Alfonso Domínguez

Domínguez ganó la Copa Libertadores de 1987 con Peñarol y después de jugar en River Plate de Argentina recaló en Nacional, donde estuvo desde 1994 hasta 1997.

Álvaro Gutiérrez

"Guti" está muy identificado con Nacional entre las funciones de futbolista y entrenador. Sin embargo, antes de desempeñarse en el tricolor -1992 a 1995- se vistió de aurinegro entre 1991 y 1992.

José Luis Salazar

El "Cabeza" se inició en Peñarol, desde 1982 hasta 1986, y tras un extenso pasaje por el exterior regresó a Uruguay para jugar en Nacional desde 1997 hasta 1998.

Danilo Baltierra

Baltierra fue parte del plantel de Peñarol en casi toda la etapa del Quinquenio pero su llegada a Nacional no demoró.

Jugó en el aurinegro desde 1991 hasta 1996 y tras un pasaje por Logroñes de España, volvió a Uruguay y se vistió de tricolor en 1998. El hincha mirasol nunca se lo perdonó.

Carlos Soca

Soca tuvo tres pasajes por Nacional pero entre ellos jugó en Peñarol en 1996 siendo parte del Quinquenio aurinegro.

Ruben Pereira

Pereira llegó a Nacional como figura en 1993 pero tras dos temporadas en el tricolor se vistió de aurinegro en 1994 donde fue figura clave para conquistar el Quinquenio.

Mario Barilko

El pasaje de Barilko de un grande al otro fue muy recordado en el fútbol uruguayo porque se dio casi directamente. Jugó en Nacional en 1996 y 1997 y tras un breve pasaje por Tigres de México firmó con Peñarol en 1998.

Juan Carlos De Lima

De Lima había sido el delantero titular en el logro de la última Copa Libertadores de Nacional en 1988 pero decidió poner punto final a su carrera en el tradicional rival.

En Peñarol jugó desde 1997 hasta 1999 y convirtió goles claves para conseguir el Quinquenio en el último año de la consagración.

Luis "Lucho" Romero

El caso del Lucho se recuerda hasta hoy y fue de los más polémicos. Fue figura clave para ganar el Quinquenio de Oro en Peñarol entre 1995 y 1997, pero, tras un conflicto con el presidente José Pedro Damiani, terminó recalando en Nacional en 2004 donde marcó varios goles.

Con el aurinegro quedó contrariado en todo sentido, con la hinchada y con la directiva. Incluso, el club le quedó debiendo dinero y el "Lucho" terminó embargando algunas pertenencias del presidente de turno, José Pedro Damiani.

Oscar Aguirregaray

El "Vasco" se inició en Nacional donde jugó desde 1980 hasta 1985 pero el final de su carrera lo hizo en Peñarol, donde jugó desde 1994 hasta 2001 siendo parte fundamental para lograr el Quinquenio.

Sergio "Manteca" Martínez

Llegó a Nacional en el 2000 pero nueve años atrás había jugado en Peñarol. Fue muy reprochado por la hinchada carbonera porque el "Manteca" respondió con goles que le dieron el título a Nacional en las finales contra el aurinegro.

Marcelo Tejera

Tejera siempre estuvo identificado con Defensor Sporting, club que lo vio nacer futbolísticamente.

De todas maneras, su llegada a Nacional en 2006 cayó como un baldazo de agua fría para los hinchas aurinegros que lo habían disfrutado en sus filas un año antes, en 2005.

Marcelo "Pato" Sosa

Sosa jugó en Nacional en 2007 y dos años después firmó con Peñarol hasta el 2011. El cambio de camiseta generó cierta discordia.

Diego Alonso

El "Tornado" había tenido un buen pasaje por Nacional en 2006 donde convirtió muchos goles pero en el final de su carrera decidió partir a Peñarol, donde jugó desde 2009 hasta 2011.

Carlos Váldez

El "Hormiga" nació futbolísticamente en Nacional, donde jugó desde 2001 hasta 2005 y con el tricolor ganó dos Campeonatos Uruguayos.

Sin embargo, seis años después de su regreso del fútbol italiano, fue contratado por Peñarol, donde jugó siete temporadas desde 2011 hasta 2017.

En el aurinegro se transformó en un caudillo en la zaga y se ganó a la hinchada mirasol gracias a sus buenos rendimientos. Ganó dos Campeonatos Uruguayos y fue finalista de la Copa Libertadores 2011, donde cumplió un torneo a gran nivel siendo uno de los líderes en la defensa.

Luis Aguiar, el último caso

Es el caso más reciente y el que aún pareciera estar vibrando en el hincha de Peñarol.

Es que su llegada a Nacional a comienzos de 2018, después de haber tenido tres pasajes en el aurinegro, donde se sintió muy identificado, dejó mucha tela para cortar y abrió la polémica.

El temperamental volante había llegado al tricolor por un pedido exclusivo del técnico de turno Alexander "Cacique" Medina, quien fuera su compañero de equipo cuando ambos jugaron en Liverpool.

El volante llegaba proveniente de Alianza Lima de Perú, donde había sido el goleador y la gran figura del equipo que fuera campeón dirigido por Pablo Bengoechea.

Aguiar estuvo una temporada en Nacional, donde jugó 23 partidos con 5 goles y 8 asistencias. Pese a sus buenos números, su salida del tricolor no fue la más deseada por el jugador. Cuando llegó la nueva directiva en 2019 tomó la decisión de no renovarle.

Carlos Scarone, una historia especial

Su padre, José Scarone, había llegado a Uruguay desde Italia en 1887, y simpatizó por los colores del CURCC.

Su sueño era ver a su hijo Carlos vistiendo la camiseta aurinegra, y en 1909 José se dio el gusto: Carlos "Rasqueta" Scarone jugó en el CURCC, fue figura y campeón en 1911.

Su gran actuación en el CURCC lo llevó a Boca Juniors pero al regresar a Uruguay en 1914, en lugar de fichar por Peñarol lo hizo por Nacional, provocando el disgusto de su padre.

Cuando José le reprochó a su hijo por haberse decidido por jugar en Nacional, Carlos se defendió respondiendo: "¿A qué me iba a quedar en Peñarol? ¿a mangiare merda?".

Aquella frase se grabó en la memoria de los hinchas aurinegros y en la del padre de Carlos, quién nunca le perdonó a su hijo el cambio de equipo.

Así se lo recordó el 26 de julio durante un clásico amistoso en el Parque Central. "E per que no juega ahora usted que es manya", le gritaba José a su hijo desde la Tribuna, inmortalizando así el sobrenombre que percibe Peñarol hasta el día de hoy.