TV de Eliminatorias: trama secreta de un juego de intereses

Por: Jorge Savia

Deportes

16/01/2020 22:24

TV de Eliminatorias: trama secreta de un  juego de intereses

FOCOUY

La AUF, Servisky y Tenfield en partida de ajedrez donde el resultado de “tablas” parece mejor que un jaque mate

En el marco de una verdadera obra de ingeniería estratégica, a la que no es ajena una lucha de poder e intereses, tanto la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) como al menos tres empresas mantienen contactos comerciales en estas horas por la adquisición de los derechos de transmisión televisiva para nuestro país y el extranjero de los nueve partidos correspondientes a las Eliminatorias del Mundial 2022 que Uruguay jugará de local en el estadio Centenario.

Dentro de ese contexto, entonces, quizá sea posible encontrar una salida que destrabe la situación planteada en las últimas horas sobre la adjudicación de los derechos de transmisión para Uruguay de los partidos que “la Celeste” disputará de local, tomando en cuenta que en cualquier modalidad de negociación Tenfield tiene la potestad -por anteriores contratos firmados con la AUF- de igualar la oferta más interesante.

Es que si bien este miércoles 15 expiró el plazo estipulado para la presentación de propuestas referidas a esos nueve encuentros en nuestro país y, al menos formalmente, hubo una sola por parte de Movistar para la trasmisión por “streaming” (Internet), la AUF cuenta desde que cerró el llamado a licitación anterior para las emisiones de esos mismos cotejos en el extranjero, con un ofrecimiento de la empresa ecuatoriana Servisky S.A. para adquirir los derechos de los nueve partidos, pero en forma global: para el exterior y el extranjero.

De esa manera, pues, en cierta medida por aquello que reza el dicho popular que establece que “no está muerto quien pelea”, es que hay una vía de negociación que no es fácil, sino muy compleja, a través de la cual es medianamente probable que finalmente en Uruguay se puedan ver los encuentros que “la Celeste” disputará de local por las Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022 en el estadio Centenario.

Según datos a los que accedió ECOS, por estas horas el Ejecutivo de la AUF mantiene conversaciones con “tres o cuatro interesados” que se presentaron a los dos llamados a licitación realizados para la adjudicación de los derechos de transmisión -de ese lote de partidos- en el exterior y dentro del territorio nacional, que son: Movistar para la plataforma de Internet, y la empresa española MediaPro, la argentina TyC y la ecuatoriana Servisky para las emisiones televisivas, con la precisión de que la segunda y la tercera sólo ofertaron para transmitir los nueve partidos de Uruguay como local en el extranjero.

De acuerdo a fuentes de la propia AUF, “uno de esos interesados, aparte de los cuales hay también algún otro que no se presentó formalmente a ninguna de los llamados a licitación, pidió 15 días de prórroga”, obviamente para ver si podía mejorar las condiciones de su ofrecimiento inicial, pero la respuesta a esa solicitud fue negativa porque, según lo manifestado a este portal desde la entidad con sede en la calle Guayabos, “tenemos que definir esto lo antes posible, pues el debut en las Eliminatorias contra Chile es el 26 de marzo”.

La complejidad para el logro de acuerdos en las negociaciones, sobre todo en comparación a las que se realizaron antes de las Eliminatorias pasadas, obedece -según señaló a ECOS un operador del sector televisivo- “a la modalidad de venta (de los derechos) impuesta para esta oportunidad por parte de la AUF, que se queda con la emisión gratis por la señal de AUF TV, y con diez de los doce minutos de publicidad por partido, lo que hace que ningún operador de cable de Uruguay (DirecTV, Cablevisión, TCC, Nuevo Siglo, Montecable, etc.) se haya interesado”.

Además, para las Eliminatorias del Mundial de Rusia, el Ejecutivo entonces presidido por Wilmar Valdez, comercializó los derechos de televisación de los partidos que jugó la selección en dos “paquetes”: por los nueve de local más la publicidad estática para el extranjero, Full Play pagó 5.500.000 dólares, y por la transmisión de los mismos encuentros para nuestro país, más los 81 restantes de las otras nueve selecciones que Full Play cedió a la AUF, Tenfield abonó US$ 10.000.000, más otros US$ 2.000.000 que aseguró por venta de publicidad estática.

De esa forma, pues, la AUF embolsó unos 18.000.000 de dólares, suma que es el piso de recaudación que el Ejecutivo actual se propone superar en la venta de los derechos de transmisión de los nueve partidos que jugará “la Celeste” como local, para nuestro país y el extranjero, aunque ahora afronta una dificultad que no tuvo para las Eliminatorias pasadas: no cuenta con los derechos de los 81 encuentros restantes.

De ahí que, en forma concreta, desde que parece que la propuesta de TyC parece haber sido la menos atractiva, hoy la AUF tiene por delante una oferta de US$ 6.000.000 que hizo MediaPro para los derechos de transmisión en el exterior, y la venta del mismo producto en el ámbito de entrecasa, aparte de la propuesta global de Servisky por ambos.

Así, al menos en primera instancia, surge que sería difícil superar aquellos US$ 18.000.000 de cuatro años atrás, aunque tampoco hay que dejar de lado lo expresado hace poco a ECOS por Jorge Casales, integrante del Ejecutivo de la AUF, donde ocupa el cargo de Responsable de Competiciones Nacionales: “Las propuestas no son numéricamente comparables, porque una puede ser económicamente superior, pero otra ofrece reciprocidad por los partidos que Uruguay juegue de visitante; son muy variadas, y por eso debemos tomarnos tiempo para analizarlas y decidir en la forma más adecuada”.

En ese complejo mapa donde figuran “tres o cuatro interesados” actuales, mientras tanto, también aparece Tenfield, y no sólo por su derecho contractual a igualar la mejor oferta, sino porque -según fuentes de la AUF- “siempre mantuvo su interés y el diálogo”, aunque “sobre la base de pago por todo”; esto es, los derechos de transmisión para el exterior y en el Uruguay, en una postura de negociación similar, entonces, a la adoptada por Servisky, empresa que forma parte del Grupo Herrera, que es el dueño de los derechos de transmisión por “streaming” del fútbol ecuatoriano.

Por ahí, pues, en medio de la trama secreta -o de negociaciones muy reservadas- que por estos días se teje bajo la interrogante de si finalmente se verán o no por televisión -aparte del “streaming”- los partidos de las Eliminatorias que “la Celeste” jugará en el Centenario, puede intuirse que quizá haya “dos moscas atadas por el rabo”, y que quizá puedan contribuir para llegar a una solución conveniente para todas las partes.
“Sí…en realidad, en algunas cosas tenemos intereses comunes, pero en otras somos competidores”, confió a ECOS una alta fuente de Tenfield, acerca de la connivencia comercial que tiene Global TV -la otra empresa de Francisco “Paco” Casal- y Servisky, ya que la primera es dueña de los derechos de transmisión por televisión y la segunda propietaria de los derechos de emisión por “streaming”, del fútbol ecuatoriano.

Sobre esa especie de tablero de ajedrez, en suma, la AUF, Tenfield y Servisky tal vez estén diagramando -más juntas que separadas- sus próximas jugadas, muy probablemente con el objetivo de cerrar la partida en tablas. Al fin y al cabo, aparentemente, el jaque mate no sería buen resultado para ninguna de las partes.