El amor que Cavani despierta en París enorgullece a cualquier uruguayo

Por: Brahian Kuchman

Deportes

17/01/2020 07:06

El amor que Cavani despierta en París enorgullece a cualquier uruguayo

@PSG_Oficial.

La afición del PSG tomó nota y sacó sus propias conclusiones; el egocentrismo no es su mejor aliado y la preferencia por Edi creció aún más.

Desde que el París Saint-Germain se convirtió en el club de los petrodólares en 2011 han pasado muchas figuras mundiales por el equipo que preside el catarí Nasser Al-Khelaïfi con un claro objetivo: ganar la Champions League por primera vez en su historia, o por lo menos poder disputar la final del torneo.

Pese a haber ganado seis de los últimos siete torneos locales, el equipo sigue sin poder disputar ni siquiera una semifinal del torneo más importante a nivel de clubes de Europa y eso al hincha parisino le ha costado asumir. No lo acepta.

Desde que el club comenzó a manejarse con la nueva gerencia y desde que invierte millones de euros en contratar futbolistas de primer nivel, cada temporada que ha finalizado ha significado un nuevo fracaso internacional para el PSG, que solo ha sumado decepciones y frustraciones.

Para el hincha del PSG ya no basta solamente con los seis títulos locales sino que augura con el alma poder ganar la Champions; es el gran anhelo de la afición parisina sin dudas.

Lo cierto, es que hasta el momento, el PSG no ha podido cumplir su objetivo principal ni siquiera con las contrataciones de Ibrahimović, Cavani, Neymar, Mbappé, Di María, Dani Alves, Thiago Silva o Buffón, entre otros, y el sueño se fue postergando. La Champions, a esta altura, parece maldecida; siempre le ocurre algo imprevisto que lo deja eliminado.

La gran mayoría de los futbolistas -sobre todo las figuras adquiridas- que han sido parte de las últimas frustraciones internacionales del PSG han sido cuestionados por su hinchada, algunos por su bajo nivel y otros por su actitud. De todas maneras, el que siempre se salva de la quema es Edinson Cavani.

El "Matador" no solo ha esquivado las críticas por ser el máximo goleador histórico del club y por estar a solo dos tantos de alcanzar los 200 goles, sino que hay algo más. El salteño es considerado un ídolo y como es su costumbre, tiene esa particularidad de dejar su huella a los clubes donde va.

Su fidelidad en el campo de juego, su lealtad y su solidaria colaboración para construir optimismo en el plantel, además de su presencia ganadora en las redes adversarias, le hicieron merecedor de un reconocimiento único contrastando con la imagen y actitud de otras estrellas del equipo, que fueron y son rechazados por la propia hinchada.

En los primeros años Cavani tuvo que lidiar con la soberbia de Ibrahimović y la interminable discusión de quién debía ser el nueve del equipo. Edi disputaba la mayoría de los partidos jugando como volante externo y el debate abría la polémica.

La humildad del "Matador" -de jugar donde el entrenador mejor lo considere- se llevó todos los méritos ante la arrogancia del sueco, que muchas veces forzó a cruces y altercados entre el entrenador y los propios futbolistas.

Cuando Ibrahimović decidió partir al Manchester United en 2016/17 el mundo del fútbol imaginó: "camino libre para Edi"; y así lo fue. En dicha temporada, el "Matador" se dio el gusto de jugar en su puesto, se vistió de héroe absoluto del equipo, se transformó en líder y cumplió con 49 goles en 50 partidos siendo el segundo máximo goleador del mundo después de Lionel Messi.

Cavani vivió -por lejos- su mejor año deportivo en el PSG y también fue su mayor destaque desde que llegó a Europa. Edi fue la estrella y la hinchada parisina se rindió a sus pies.

Sin embargo, después de alcanzar la cúspide, nadie se imaginaba la película de terror que se le aproximaba a Cavani con la llegada de Neymar.

El crack brasileño aterrizó en París y fue recibido como una estrella de Hollywood; desde ese momento comenzó la guerra interna para Cavani. La intención de Neymar -desde su primer día- fue querer avanzar a pasos agigantados por encima del recorrido de quien ya se había ganado su lugar de prestigio a base de rendimientos y goles desde el 2013.

La primera discusión entre Cavani y Neymar se produjo cuando el "Matador" se negó a darle la pelota al brasileño para rematar un penal. Después del partido, se filtró una fuerte discusión entre ambos en los vestuarios y tuvo que salir el técnico Unai Emery a calmar las aguas.

El gesto del brasileño no gustó en la afición y en lugar de aplausos -porque finalmente Neymar terminó convirtiendo aquel penal- lo que recibió fue la desaprobación del público, que claramente quería que el lanzamiento fuera de Edi.

El remolino entre Cavani y Neymar fue creciendo en el lecho y pese a que ambos se cansaron de admitir a los medios que entre ellos "no pasaba nada", la evidencia de la turbulenta relación que ambos viven en el club no se esconde hasta el día de hoy.

Desde que Cavani llegó al PSG ha sumado sensaciones y sentimientos encontrados; por un lado, los récords personales, los innumerables títulos y el amor incondicional de los hinchas; pero por otro, aparecen los aspectos extrafutbolísticos que le han pasado factura a nivel emocional, humano y grupal a raíz de los enfrentamientos internos; primero con Ibrahimović y después con Neymar.

Nadie puede negar la calidad tanto del sueco como la del brasileño en el campo de juego, pero más allá de sus condiciones técnicas y sus goles, la hinchada del PSG tomó nota y sacó sus propias conclusiones; el egocentrismo no es su mejor aliado y la preferencia por Edi creció aún más.

Así se lo hicieron saber a Neymar cuando lo silbaron en pleno partido por considerar que estaba queriendo elevar su grado de relevancia en el equipo por encima del "Matador", y cuando los ultras del PSG le dedicaron una pancarta en las tribunas acusándolo de "llorona".

A la afición más radical del club de París no le bastó con ese agravio y tiempo después volvió a imputar al brasileño con otro cartel en las gradas: “Señor Neymar (padre), venda a su hijo en Vila Mimosa (barrio de Río con alto índice de prostitución)”, decía el mensaje.

Los denominados Collectif Ultras París, no se conformaron e insistieron mediante un comunicado en las redes sociales, y apuntaron contra la actitud de Neymar: "El camino de la redención será largo", repudiaron contra el astro brasileño.

La hinchada del PSG ha defendido a rajatabla a Cavani y el idilio entre ambos nunca se ha visto cuestionado a pesar de la llegada de jugadores de talla mundial. Incluso en encuestas lanzadas por el club, Edi ha salido votado -por lejos- como el más querido del plantel.

Ese lugar el "Matador" se lo ganó por méritos propios, porque el hincha de la tribuna -que suele ser el crítico más ácido- jamás entrega un premio de tanto valor a cambio de nada.

El ídolo de la afición, hoy, parece navegar en un mar plagado de dudas y está siendo víctima de repetidas lesiones que le llevaron a perder su plaza como titular. Ello, sumado a la incorporación de Mauro Icardi, que a base de goles se terminó quedando con su puesto.

A los 32 años, Cavani se encuentra en condiciones de fijar un límite, de pegar un portazo y buscar un nuevo horizonte porque sus intenciones de unir las fuerzas en beneficio del equipo no tuvo el efecto deseado.

El "Matador" ha demostrado en más de una ocasión que nació para asumir grandes desafíos cumpliendo de forma natural con su rol de goleador nato, y sin forzar nada que no escape de su propia personalidad. Revertir algo que no le agrada es una obligación para Edi.

Como en toda su vida, el salteño siempre actuó con la expresión de su naturaleza como una de las formas preferentes de hacer visible el carácter de su persona y sus valores. De alguna manera, sus actitudes en el campo de juego son un reflejo de la propia personalidad del goleador, quien representa con elocuente fidelidad su profunda pertenencia y ese mandato de ser genuino y empecinado en el esfuerzo.

El "Matador" nació con un corazón especial y el transcurso de su propia vida lo hizo aún más fuerte en todos los aspectos y sentido.

Cavani es orgullo nacional; es el que vuelve todos los años a su Salto natal para pasar sus tardes entre la caza y la pesca; es el que suele visitar en las fiestas a sus amigos y su familia para compartir mates sin importar la dimensión de su figura mundial; es el que regresa a su pueblo para organizar un partido benéfico para recaudar fondos para la Asociación Down de Salto, y por acciones solidarias como estas, se ganó el cariño de todos los uruguayos.

Totalmente a la inversa de Neymar, los ultras parisinos nunca fueron omisos a las muestras caritativas del "Matador", a quien le reconocieron su respeto y lealtad con una pancarta desplegada en el mismísimo Parque de los Príncipes que decía: "Respect, humilité, grinta : Cavani le foot qu'on aime". Es decir, "Respeto, humildad, grinta: Cavani, el fútbol que nosotros amamos", en otra prueba del amor que Edi levanta en París.

Por si fuera poco, estos mismos hinchas alzaron otra pancarta en las afueras del estadio dejando en claro su predilección por el salteño: “Cavani es París”, señalaba el mensaje.

El amor por Cavani por parte de la afición del PSG ha llegado tan lejos y éstos se han embanderado de tal forma con su nombre que en más de una ocasión su imagen ha aparecido en las tribunas del Parque de los Príncipes con pancartas y homenajes en su honor, con sentimientos únicos para el "Matador" que solo el hincha podría explicarlo.