Histórico: Liverpool es el nuevo campeón del Torneo Intermedio

Por: Brahian Kuchman

Deportes

8/09/2019 19:32

Histórico: Liverpool es el nuevo campeón del Torneo Intermedio

Gastón Britos I Foco Uy

En una final emocionante, el negriazul venció a River Plate en los penales y se quedó con su primer título oficial en Primera División.

En una final inédita, porque Liverpool y River Plate buscaban su primer título oficial en Primera División, el negriazul hizo historia tras vencer al darsenero en los penales luego de finalizar 2-2 en el alargue por la definición del torneo Intermedio.

La afición de ambos equipos colmaron las tribunas del Estadio Franzini, esperanzados de conseguir el anhelado título. Después de un partido emocionante hasta el final, el victorioso fue el conjunto de Paulo Pezzolano, que ganó desde la zona más fatídica por 5-4.

Fueron 90 minutos a prueba de fuego para Liverpool, que supo llevar adelante no solo el partido, sino la ansiedad. El último penal atajado de Óscar Ustari a Sebastián Píriz hizo retumbar en todos los rincones de Belvedere en una tarde inolvidable para sus hinchas.

El partido

Hasta el primer gol de Liverpool, a los 21’, ambos equipos se estudiaron hasta por demás y ninguno se arriesgó al ataque. Preponderó el orden táctico, la disciplina sobre el protagonismo y el partido se volvió entrecortado y friccionado.

Debido a las condicionantes que estaban en juego, porque era una final, ninguno dio ventaja sobre el otro y ambos se preocuparon más por no dejar jugar a su rival que por desarrollar su propio juego.

Todo fue anticipo, lucha y la pelota casi no avanzó con claridad. Tanto así que prácticamente no hubo llegadas a los arcos ni situaciones de peligro.

Todo cambió con el primer gol negriazul que llegó tras una gran corrida por derecha de Federico Martínez, que lanzó el pase al medio para que Juan Ignacio Ramírez defina bárbaro para hacer delirar a su hinchada.

Fue el 1-0 para Liverpool y a partir de ahí ambos equipos se liberaron y se soltaron más en ataque. El encuentro se volvió intenso y dinámico pero también friccionado y caliente.

Es que tanto los futbolistas de Liverpool como de River lo jugaron a un alto voltaje y sin regalar nada. Fueron a cada pelota como si fuese la última y ello llevó a los entrecortes y las tarjetas amarillas.

Los últimos minutos del primer tiempo fueron de alta intensidad física y futbolística. Ambos equipos continuaron siendo profundos y verticales: Liverpool proponía con la pelota en su poder pero River se encargaba de contrarrestar sus avances.

Después de un comienzo muy estudiado y sin emociones, el partido se volvió intenso y de ida y vuelta. Con esa intención y con la ventaja negriazul, se fueron al descanso.

Liverpool comenzó mejor que River el complemento. Con el resultado a su favor, el negriazul jugó con más confianza que su rival y en campo contrario. Sus mediocampistas ganaron todas las divididas e hicieron correr a Federico Martínez, quien fue un infierno para la defensa darsenera.

El negriazul se vistió de protagonista, tomó impulso y confianza como para seguir de largo. Siempre estuvo más cerca del segundo que River del empate. El darsenero siempre atinó a correr detrás de la pelota y le costó encontrar el rumbo. Se mostró ofuscado y colmado de impaciencia.

Sin embargo, después de varios intentos de Liverpool, incluido una en el travesaño de Mathías Acuña, llegó el empate de River con un zapatazo de Joaquín Piquerez que se metió en el ángulo. El zurdo volante tomó un rebote en el área y se llenó el empeine para hacer estallar las gargantas darseneras.

Fue el delirio para River Plate, que llegó al empate en su peor momento en el partido, y la desazón para Liverpool, que recibió un mazazo que impactó en sus futbolistas.

De ahí en más, el darsenero reaccionó con el gol y buscó aprovechar el desconcierto negriazul. El conjunto de Jorge Fossati tomó confianza y llevó a Liverpool contra su arco, pero sus intentos no culminaron con eficacia y no tuvo otra oportunidad clara.

Los minutos finales fueron muy intensos y de ataque por ataque, pero la emoción del gol estuvo lejos de los arcos. Así terminaron los 90' reglamentarios. El pitazo final llegó en medio de un partido electrizante, que finalizó 1-1.

Alargue

Con los dos equipos desgastados físicamente, en el primer chico preponderó el toque en corto y el querer defender con la pelota en su poder. Ese fue el mensaje de los entrenadores y esa fue la respuesta de los futbolistas.

Sin mayor vértigo ni sorpresa en cada ataque, las situaciones de peligro no llegaron hasta que Bryan Olivera sacó un tremendo zurdazo desde muy lejos que se metió en el ángulo. El volante hizo estallar las tribunas negriazules, que lo festejaron con alma y vida.

Con el resultado a favor del negriazul por 2-1, terminó el primer tiempo extra.

El partido comenzó emocionante, transcurrió así y terminó bajo esa premisa. Es que cuando Liverpool tenía todo a su favor, otra vez apareció el corazón de River que volvió a empatar tras una patriada de Gonzalo Viera en el área rival. El zaguero darsenero puso el agónico 2-2 y mandó la final del Intermedio a los penales.

Penales

Bryan Olivera (L) gol; Matías Alonso (RP) gol; Federico Martínez (L) gol; Nicolás Rodríguez (RP) gol; Juan Ignacio Ramírez (L) dio en el travesaño; Adrián Leites (RP) gol; Camilo Cándido (L) gol; Joaquín Fernández (RP) dio en el travesaño; Nicolás Acevedo (L) gol; Joaquín Piquerez (RP) gol; Pablo Caballero (L) gol; Sebastián Píriz (RP) atajado.

Fue una final diferente a lo que se acostumbra ver en este tipo de enfrentamientos. Los dos equipos siempre miraron el arco contrario como objetivo primordial, hubo goles y una multitud de oportunidades.

Después de mucho sufrimiento a lo largo de 120 minutos y los penales, Liverpool se consagró campeón histórico y le dio el primer título oficial en Primera División. Además, se adjudicó un cupo para la Copa Sudamericana y un lugar para la final de la Supercopa Uruguaya.

Fue un título histórico para un equipo, que cumplió y no defraudó a su gente, que se fue para Belvedere con una alegría imborrable en una tarde que quedará en la memoria de todos sus hinchas.

LIVERPOOL 2:2 RIVER PLATE

(Liverpool ganó 5:4 por penales)

Cancha: Estadio Luis Franzini.

Juez: Andrés Matonte. Asistentes: Nicolás Tarán y Santiago Fernández. Cuarto árbitro: Pablo Giménez.

LIVERPOOL: Oscar Ustari, Jean Pierre Rosso (88′ Bryan Olivera), Martín González, Sebastián Cáceres, Camilo Cándido, Nicolás Acevedo, Hernán Figueredo, Agustín Ocampo (78′ Pablo Caballero), Federico Martínez, Juan Ignacio Ramírez y Mathías Acuña (78′ Leonardo Pais). Director técnico: Paulo Pezzolano. Suplentes: Sebastián Lentinelly, Franco Romero, Martín Rivas y Clementino González.

RIVER PLATE: Gastón Olveira, Gonzalo Viera, Agustín Ale (72′ Claudio Herrera), Joaquín Fernández, Maximiliano Calzada, Sebastián Píriz, Nicolás Rodríguez, Joaquín Piquerez, Diego Vicente (63′ Matías Alonso), Matías Arezo y Luis Urruti (91′ Adrián Leites). Director técnico: Jorge Fossati. Suplentes: Francisco Tinaglini, Facundo Ospitaleche, Facundo Vigo y Juan Manuel Olivera.

GOLES: 21′ Juan Ignacio Ramírez (L), 69′ Joaquín Piquerez (RP), 98′ Bryan Olivera (L), 110′ Gonzalo Viera (RP).