Uruguay apeló a su mejor receta y goleó a México en Houston: 4-1

Publicado: 8/09/2018 01:35 | Actualizado:
Uruguay apeló a su mejor receta y goleó a México en Houston: 4-1

Con goles de José María Giménez, un doblete de Luis Suárez y un festejo de Gastón Pereiro, la celeste se impuso ante los aztecas.

Uruguay goleó a México en Houston por 4-1 en un partido clave para recuperar el nivel luego de la eliminación del Mundial de Rusia 2018 y que también sirvió de banco de pruebas para lo que viene: la Copa América de 2019.

Con la Asociación Uruguaya de Fútbol sacudida por un terremoto político que la dejó sin presidente y sin entrenador -el contrato de Óscar Tabárez venció luego de la cita mundialista en Rusia y no hay dirigentes con potestades para negociar una renovación- Fabián Coito se hizo cargo del equipo y le puso su estilo ya desde la convocatoria.

Así llegó a Uruguay a Houston, aunque el resultado dejara un manto de tranquilidad de que la casa, al menos adentro de la cancha, está en orden.

Gastón Pereiro y Jonathan Urretaviscaya sorprendieron en el equipo titular, jugando a las bandas de Rodrigo Bentancur, Lucas Torreira y Matías Vecino, que conformaron una línea de tres hombres en el medio con la intención de recuperar y jugar.

México comenzó el partido dispuesto a hacerse fuerte en una localía que siente como propia, porque fueron miles los mexicanos que coparon el estadio de Texas para alentar al Tri Azteca.

Sin embargo a los 21 minutos, y luego de que Muslera comenzara a edificar su protagonismo con tres tapadas claves, un centro de Urretaviscaya terminó en la cabeza de José María Giménez para firmar el 1-0.

El zaguero de Toledo le ganó a todos y abrió el marcador con la receta preferida de la celeste: centro combado y doble ritmo perfecto a la red.

Pero lo que era tranquilidad celeste se acabó tres minutos más tarde cuando Rodrigo Bentancur cometió una falta dentro del área que el estadounidense Ismael Elfath cobró como penal para que Raúl Jiménez decretara la igualdad.

Hasta ese momento Luis Suárez era una figura nominal, Pereiro estaba desconectado y Uruguay no se sentía cómodo con la pelota. Sin embargo bastó un tiro libre cerca de la medialuna para que el goleador histórico de la selección uruguaya hiciera de las suyas.

Pelota bajo el brazo, pegada perfecta para bordear la barrera y 2-1 para pasar al frente a los 32 minutos.

El gol tuvo un efecto positivo en Uruguay, que encontró a la espalda Elías Hernández el terreno fértil como para explotar su juego. Pereiro comenzó a ganar en volumen de juego, Urretaviscaya se soltó siempre y Suárez fue la referencia que es en Barcelona para arrastrar marcas y volver locos a los defensores.

Un penal le permitió al salteño ampliar su cuenta personal y picarle la pelota a un Guillermo Ochoa que solo pudo resignarse. Así se fueron al descanso, con un equipo impactado por la contundencia del rival y otro que aprovechó las pelotas quietas para jugar en modo mundial, con intensidad para presionar arriba, inteligencia para aprovechar las jugadas detenidas y velocidad en la transición.

El segundo tiempo se desvirtuó por los cambios, Coito metió cinco modificaciones y Uruguay cambió varias veces el sistema táctico.

El punto positivo es que, aún en el cambio de sistema y de perfiles, Uruguay mantuvo el orden y las ganas para seguir atacando. Y así llegó el gol definitivo, con un recurso de Suárez que recorrerá todas las cadenas de televisión tras asistir de rabona a Pereiro para firmar la goleada.

El partido perfectamente pudo haberse terminado cuando Coito decidió quitar a Suárez del campo, que se fue ovacionado hasta por los hinchas rivales. Sin embargo tenía algo más para dar y Muslera fue el hombre que se encargó de despejar las dudas.

A un nivel altísimo que lo tuvo sacando no menos de cinco pelotas claras de gol, el arquero celeste también se quedó con un penal que Jiménez, quien le había convertido en el primer tiempo, no pudo anotar.

Fue un bálsamo para la confianza de un arquero que cargó con el peso de la eliminación del Mundial de Rusia, cuando un disparo inocuo de Antoine Griezmann se coló entre las manos.

Uruguay se va de Houston no solo con una victoria cómoda ante un rival mundialista, sino con la confirmación de que hay nombres en gran nivel (Suárez, Laxalt, Muslera) y otros que piden pista para consolidarse en la mayor, como el propio Pereiro.

URUGUAY 4:1 MÉXICO

Estadio: NRG Stadium de Houston (Estados Unidos).

Público: 55.000 personas.

Árbitro: Ismael Elfath (Terna de Estados Unidos).

URUGUAY: Fernando Muslera, Martín Cáceres, José María Giménez, Diego Godín, Diego Laxalt, Lucas Torreira (46′ Cristhian Stuani), Matías Vecino, Jonathan Urretaviscaya (82′ Federico Valverde), Rodrigo Bentancur (74′ Nahitan Nández), Gastón Pereiro (82′ Gastón Silva) y Luis Suárez (67′ Nicolás Lodeiro). DT: Fabián Coito.

[México: Guillermo Ochoa, Luis Rodríguez, Jesús Angulo, Hugo Ayala, Jesús Gallardo, Jonathan Dos Santos (46′ Jonathan González), Elías Hernández (65′ Diego Lainez), Erick Gutiérrez (59′ Víctor Guzmán), Hirving Lozano (72′ Angel Zaldívar), Alan Pulido (46′ Roberto Alvarado) y Raúl Jiménez. DT: Ricardo Ferretti.

Goles: 21′ José María Giménez (U), 24′ Raúl Jiménez (M) de penal, 32′ Luis Suárez (U), 40′ Luis Suárez (U) de penal, 58′ Gastón Pereiro (U).

Incidencia: a los 74′ Fernando Muslera le atajó un penal a Raúl Jiménez.