Temperamental y arrogante, así definen al árbitro del debut celeste

Publicado: 13/06/2018 12:47
Temperamental y arrogante, así definen al árbitro del debut celeste
EFE (Archivo)
Björn Kuipers y Cristian Rodríguez en el último partido mundialista de Uruguay.

Björn Kuipers será el juez del partido entre Uruguay y Egipto; tiene varios negocios en su país y un antecedente negativo contra Uruguay.

Uruguay debutará el viernes en la Copa del Mundo ante Egipto y en la mañana del miércoles se conoció el nombre del encargado de impartir justicia.

Björn Kuipers, un holandés nacido en Oldenzaal hace 45 años, será el árbitro del partido más esperado por los hinchas uruguayos.

Su último antecedente con Uruguay fue en el duelo de octavos de final del Mundial de Brasil 2014, cuando Uruguay cayó eliminado ante Colombia.

Dueño de un estilo excéntrico, Kuipers es “un buen colegiado pero piensa demasiado en sí mismo y es arrogante”, según un documento de la comisión de árbitros holandesa citado por el diario español La Voz de Galicia.

Temperamental, técnico y riguroso, el árbitro holandés comenzó su carrera internacional en la Liga de Campeones 2011-2012 y también supo arbitrar la Copa Confederaciones 2013 previo al Mundial de Brasil.

El lado menos conocido de Kuipers funciona fuera de la cancha. El árbitro estudió administración de empresas en la Universidad Radboud y es dueño de una cadena de supermercados y una peluquería en su ciudad natal.

Su último gran partido fue la final de la Europa League 2017-2018 que Atlético de Madrid le ganó a Marsella en Lyon, por lo que Diego Godín y José María Giménez conocen sus mañas de memoria.

Según el portal quotenet, su patrimonio total asciende a nueve millones de euros y sus comercios tiene ganancias por 1,4 millones de dólares al año.
Según el mismo portal el árbitro compró una casa en Twente por 700 mil euros en 2006.