Libertadores: Nacional cayó 2-0 ante Botafogo y quedó eliminado

Por: Brahian Kuchman
Publicado: 10/08/2017 21:35
Libertadores: Nacional cayó 2-0 ante Botafogo y quedó eliminado
EFE.

El tricolor recibió dos goles en los primeros 5 minutos y se desconcertó. Nunca encontró el camino y terminó el partido con ocho jugadores.

Nacional llegó al estadio Nilson Santos de Río de Janeiro con la necesidad de revertir el 0-1 en contra registrado en la ida por los octavos de final de la Copa Libertadores. Sin embargo, recibió un inesperado golpe en el inicio de partido. En apenas 5 minutos de juego, Botafogo le convirtió dos goles y lo desconcertó.

En la primera llegada local, a los 2', Botafogo abrió el marcador luego de un córner y Bruno Silva apareció solo en el área tras un gran cabezazo para poner el 1-0. Pero por si fuera poco, a los 5', Agustín Rogel intentó tocar la pelota atrás para Esteban Conde pero quedó corta. Rodrigo Pimpao llegó antes que el arquero y empujó la pelota tirándose a los pies para el 2-0.

El comienzo fue una pesadilla para el tricolor. Los dos goles recibidos tempranamente alteraron al equipo de Martín Lasarte, que había llegado con una idea pero en solo 5 minutos tuvo que modificar rápidamente toda la planificación.

El panorama no era bueno para Nacional que debía frenar el envión de los locales para acomodarse en la cancha.

De ahí en más, el partido se volvió intenso y de constante ida y vuelta. Nacional tenía la obligación de convertir lo más rápido posible para descontar, pero el nerviosismo influyó a la hora de generar el juego colectivo. Los volantes estuvieron muy imprecisos y ansiosos, y cada idea que se originaba quedaba en el camino.

Botafogo, por su parte, bajó las revoluciones, se replegó en su cancha y comenzó a elaborar muchas situaciones de contragolpe de la mano de Pimpao y Roger. Incluso, a los 20’, pudo sellar el golpe final con un remate del mismo Roger pero Conde despejó de forma espectacular.

En el transcurso, le costó llegar a Nacional que generó solo un remate de Sebastián Rodríguez y un tiro libre de Tabaré Viudez que pasaron cerca del vertical. A los tricolores no les sancionaron un penal tras un córner donde Joel Carli saltó a marcar a Rodrigo Aguirre y tocó la pelota con la mano.

A los 34’, Lasarte desesperó y mandó a la cancha a Hugo Silveira en lugar del “Tata” González modificando el sistema táctico a un 4-4-2. La intención con el ingreso del delantero fue darle al equipo mayor peso en el área rival buscando pelotas aéreas.

Sin embargo, el equipo brasileño no dio respiro a su rival, lo asfixió en cada intento y con el 2-0 a su favor se fueron al descanso, que a esa altura era un 3-0 en el global.

Para el complemento, en Nacional ingresó Kevin Ramírez por Fernández buscando abrir la cancha por izquierda. El tricolor adelantó sus líneas, se paró en campo rival buscando descontar pero no pudo perforar a una defensa de Botafogo que mostró orden y firmeza.

Apenas el tricolor llegó con un remate de media distancia de Sebastián Rodríguez que pasó cerca y otro de Viudez en el área, que reventó el pecho del arquero Fernández.

En el transcurso, Nacional no bajó los brazos pero lateralizó mucho el juego y nunca pudo verticalizar en ofensiva. Generó circuitos hasta tres cuartas cancha hasta toparse con la muralla brasileña, que expuso un trabajo defensivo a la perfección.

Con el correr de los minutos afloró el desgaste en los jugadores albos y el fastidio de no poder descontar. Sus escasas llegadas en el segundo tiempo fueron más con el corazón que con fútbol.

Más allá de que Nacional no respondió en ninguna línea, sintió mucho el bajo rendimiento de Aguirre, quien es el jugador que rompe líneas en ofensiva pero esta vez se vio superado en toda la noche ante la zaga rival.

El ingreso de Leandro Barcia no fue la solución y en el desarrollo no apareció el juego colectivo ni las ocasiones de gol en la visita.

Botafogo, por su parte, expuso en todo el trámite un planteo que le dio el resultado perfecto. Esperó ordenadamente en su campo, marcó y generó espacios de contragolpe. De esa manera y con esa idea que supo plasmar en la cancha logró la clasificación.

Las expulsiones en el final de Polenta, Sebastián Rodríguez y Rodrigo Aguirre fueron una clara muestra de impotencia. Los jugadores tricolores mostraron en todo el partido un estado de ánimo contrariado que los llevó a cometer duras infracciones sobre los rivales en el cierre.

El pitazo de Roldán selló el 2-0 a favor del Botafogo (3-0 en el global) y su clasificación a los cuartos de final donde enfrentará a Gremio.

A Nacional se le terminó la Copa Libertadores y los errores defensivos lo terminaron pagando caro. Sumado al premio de un millón de dólares que no pudo obtener por no lograr el objetivo de avanzar de fase.