El Barça mantiene el pulso y el Atlético se acerca al tercer puesto

Publicado: 19/03/2017 19:00
El Barça mantiene el pulso y el Atlético se acerca al tercer puesto

Una acción de pillo del brasileño Neymar, al sacar rápidamente un saque de banda, habilitó a Luis Suárez. El uruguayo no perdonó.

El Barcelona superó al Valencia (4-2) para mantener el pulso con el Real Madrid por el título liguero, algo que ya parece destinado tan solo a ambos después de la derrota del Sevilla en el Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid, que cambia su objetivo al tener ya a tiro la tercera plaza.

Tras la victoria del Real Madrid en el Nuevo San Mamés el sábado (1-2) no podía fallar el conjunto de Luis Enrique ante el Valencia. No lo hizo, aunque no tuvo la brillantez de otrora e incluso llegó a ir por detrás en el marcador cuando el franco-congoleño Eliaquim Mangala marcó de cabeza a la salida de un córner justo antes de la media hora.

Encajó el golpe el Barcelona como un buen púgil. Sin tiempo para que el Valencia se asentara para administrar su ventaja, una acción de pillo del brasileño Neymar, al sacar rápidamente un saque de banda, habilitó a Luis Suárez. El uruguayo no perdonó y firmó las tablas con un disparo colocado junto al palo.

Superado el susto, la presión sobre la meta de Alves se intensificó. Mangala, protagonista de la primera parte, cometió un penalti sobre Luis Suárez que además significó su expulsión. Leo Messi no perdonó.

No obstante, aún hubo tiempo en la primera mitad para que, acto seguido, José Luis Gayá recibiera un balón en profundidad y sirviera un balón claro al exbarcelonista Munir para que firmara inesperadamente el 2-2.

Pero al Valencia le quedaba todo el segundo periodo por delante para resistir con un hombre menos. Demasiado como para pensar en la hazaña de cuanto menos mantener el empate.

Messi, a los 52 minutos, volvió a poner en ventaja al Barcelona, aunque pudo respirar tranquilo hasta que a los 89 Neymar protagonizó una galopada por la izquierda que dejó en evidencia al argentino Ezequiel Garay, fuera de sitio, y sirvió para que el luso Andre Gomes sumara el 4-2.

El Barcelona sigue, por lo tanto a dos puntos del Real Madrid, al que le queda pendiente el partido aplazado contra el Celta en Balaídos. El Sevilla queda ya a ocho de los blancos y a seis de los azulgrana.

El conjunto sevillista ha comenzado claramente a languidecer. Tras encadenar dos empates que le alejaron de la cabeza y sucumbir en Leicester en la Liga de Campeones, se mostró como un bloque deprimido y cayó ante el Atlético de Madrid (3-1) en un choque clave que le hubiera permitido sellar el tercer puesto.

Hace bien poco, Diego Pablo Simeone y sus pupilos se habían marcado como objetivo, al menos públicamente, amarrar la cuarta plaza. Afianzada ésta, ahora la mirada está puesta en la tercera, de la que le separan tan solo dos puntos.

Simeone le ganó claramente la partida a su compatriota Jorge Sampaoli, que no pudo levantar de la lona a sus hombres. Desgastados en lo físico y en lo anímico fueron superados por completo por el Atlético.

El uruguayo Diego Godín aprovechó un lanzamiento de falta de Antoine Griezmann para, completamente solo, encarrilar el triunfo antes del descanso. El zurdo francés lo sentenció con un tremendo lanzamiento de falta y Koke Resurrección puso la guinda cuando se aproximaba el final.

El Sevilla, desfondado, no encontró prácticamente nunca la réplica. Tan solo al final maquilló la derrota con un tanto de Joaquín Correa que apenas consuela a un equipo que dista un mundo de ser el que por momentos soñaba con pelear por el título y con progresar en Europa.

El Atlético, en cambio, confirmó su tendencia al alza y se va al parón de selecciones con clara predisposición, de momento, de hacerse con la tercera posición puesto que además le ganó al Sevilla la diferencia particular.

El derbi gallego se resolvió en Riazor a favor del Celta gracias a un fallo del costarricense Celso Borges, quien desaprovechó una gran ocasión, y a un tanto de Iago Aspas, que se estrenó en el campo del eterno rival.

La diana del céltico acabó con el 'efecto Mel'. Su diana significó la primera derrota deportivista desde que se hizo cargo del equipo el técnico madrileño.

El resultado alimenta las complicadas opciones europeas del Celta deja al Deportivo en situación incómoda, a tan solo seis puntos del descenso que marca el Sporting tras su trascendental victoria sobre un rival directo, el Granada (3-1).

El conjunto asturiano estuvo al borde del k.o. tras el gol granadinista, obra del defensa islandés Sverrir Ingi Ingason, pero la salida al campo del gigante marfileño Lacina Traore fue determinante.

El delantero africano igualó el partido a los cinco minutos de saltar al campo y acto seguido el Sporting sentenció la victoria con las dianas del francés Jean-Sylvain Babin y Carlos Carmona.

En siete minutos había resuelto el bloque de Joan Francesc Ferrer 'Rubi' a un Granada que se desmoronó. Incluso Traoré tuvo un penalti para redondear la goleada al final, pero su lanzamiento lo detuvo el meta mexicano Guillermo Ochoa.

Con este resultado el Sporting adelanta al Granada y se sitúa decimoctavo a cinco puntos del Leganés, que firmó tablas con el Málaga (0-0) en otro choque de máxima necesidad.

El conjunto andaluz, que lleva justo un año sin ganar lejos de La Rosaleda, lo pasó mal ante el empuje de los 'pepineros', pero los de José Miguel González 'Míchel', que sumó su primer punto en su nueva etapa en LaLiga, resistió e incluso al final pudo ganar.

EFE/José Antonio Pascual