“Ganar o perder un partido es secundario cuando pasan cosas tremendas"

Por: Magdalena Herrera
Publicado: 12/03/2017 09:39
“Ganar o perder un partido es secundario cuando pasan cosas tremendas"

Diego Aguirre habla de fútbol, de sus queridos Peñarol y San Lorenzo, pero también de la violencia, la inseguridad y de su familia.

Desde hace seis años el uruguayo Diego Aguirre (51) recorre el mundo forjando su carrera de director técnico. A mediados de 2016 se hizo cargo del plantel de San Lorenzo en Argentina, quedó conforme con la performance del equipo ese semestre, y ahora busca una recuperación rápida ante la reciente caída que recibió en el primer partido de la Libertadores. Mientras tanto, araña el primer puesto del torneo local, detrás de Boca.

Junto a su mujer decidieron pagar ciertos costos familiares al no mudarse todos detrás del entrenador. La familia continúa viviendo en Montevideo, mientras Aguirre recorrió canchas brasileñas, cataríes, argentinas. Sobre ese y otros temas, como su relación con Juan Pedro Damiani, Marcelo Tinelli o Francisco “Paco” Casal, la corrupción en el fútbol argentino y la violencia en el uruguayo, habla el también exjugador que supo levantar la Copa Libertadores para Peñarol.

-¿Quedó un sabor agridulce el no haber logrado títulos el año pasado con San Lorenzo?

-Siempre se buscan títulos. Por un lado te puedo decir que sí pero por otro el equipo mostró cosas buenas y tuvimos buenos partidos. En general las críticas fueron positivas. Siempre querés salir campeón pero a veces no se puede.
Por ahí un resultado deportivo incide en que estés vivo o no.

-San Lorenzo quedó afuera de la Sudamericana luego de empatar con Chapecoense, que pocos días después sufrió esa tragedia aérea. ¿Cómo lo viviste en lo personal?

-Bueno, te das cuenta lo corto que es esto, lo difícil, el destino. No sabés cuando te toca. Por ahí un resultado deportivo incide en que estés vivo o no. Fue muy difícil de digerir porque habíamos convivido con todos ellos, fue de rivalidad deportiva pero en buena onda. Resultó muy duro para todos, no lo podíamos creer. Te hace ver que es totalmente secundario ganar o perder un partido cuando hay cosas tremendas que pasan.

-¿Te tentó la idea de volver a Peñarol cuando quedó vacante el puesto de técnico?

-En realidad no se manejó ninguna posibilidad. Siempre estoy mirando a Peñarol pero en esa ocasión ni se manejó, ni era posible.

-Pero se manejó tu nombre.

-Siempre en los periodos de pase se manejan pero en este caso en particular no fue real la posibilidad de volver.

-¿Tu relación de amistad con Juan Pedro Damiani se distanció luego de tu ida de Peñarol?

-No, no tiene nada que ver una cosa con la otra. Con Juan Pedro está todo bien, tengo una relación de mucho cariño y amistad, más allá de que esté o no en Peñarol. La relación no pasa por ahí.

-¿Y como es tu relación con Marcelo Tinelli? Se te vio almorzando en verano en Punta del Este, ¿es de amistad, profesional?

-Es una relación profesional porque es el vicepresidente de San Lorenzo. Charlamos e intercambiamos ideas. Es una relación buena pero profesional.

-¿Será posible sanear los problemas de la Asociación del Fútbol Argentino, dado el dinero que mueve?

-La FIFA estaba enferma y contagió a varios; saltaron sistemas de corrupción y cosas muy feas que salpicaron a cantidad de países, Argentina entre ellos. Hay una reestructura a partir del cambio de dirigentes y se está intentando la recuperación tras el momento de crisis que se generó a nivel mundial. Se tocó fondo, habrá una recuperación y el fútbol argentino puede volver a estar en los niveles que se merece por la calidad de jugadores que tiene y por lo que significa en lo internacional.
Elecciones AFA: que hubo algo raro y un manejo que no fue transparente es seguro

-En Uruguay fue muy público todo lo sucedido cuando se presentó Marcelo Tinelli para liderar la AFA contra el entonces presidente Luis Segura. ¿Hubo corrupción en esa votación? Unos tweets de Tinelli hablan que desde otras filas se compraron votos.

-Que hubo algo raro y un manejo que no fue transparente es seguro.

-Algunos medios de prensa te identifican como un técnico que busca títulos internacionales más que nacionales. ¿Es así?

-No, lo que busco es hacer mi trabajo y crecer profesionalmente. Y lo he ido logrando porque tuve la suerte de estar en clubes importantes y tener una experiencia internacional realmente impresionante.

-¿La Libertadores es una obsesión?

-Me encantaría ganarla. Con Peñarol estuvimos en la final pero es bravo ganar esa Libertadores. Obviamente que aspiro algún día a ganarla como entrenador. La gané como jugador y estuve muy cerca como técnico. Se va a ir dando. Pero no es una obsesión porque es un objetivo muy grande. No me puedo hacer rehén de tener que ganar una Libertadores porque es complicado, muy difícil.
Tito Goncalvez fue el más grande de toda la historia de Peñarol

- Estuviste presente luego que falleció Néstor “Tito” Goncalvez . ¿Qué significó para ti?

-El más grande de toda la historia de Peñarol, imagínate eso lo que significa. El jugador más importante, más significativo, más ganador, más histórico, a quien tuve la suerte de conocer y soy amigo de su hijo. Tuve mil charlas con él en cantidad de oportunidades, un fenómeno.

-¿Cómo ves de afuera todo lo que ha sucedido en el fútbol uruguayo, en cuanto a la violencia, a las personas que murieron?

-No escapa a la violencia que hay en el país. La inseguridad abarca todos los ámbitos. Se está tratando de solucionar, no es fácil porque se ha dejado crecer mucho a esa gente que se acerca al fútbol buscando cosas que no tienen nada que ver con el deporte.

-¿Serán efectivas las medidas que se están tomando?

-Se va a empezar a mejorar. En Uruguay somos pocos y no creo que sea tan complicado controlar esos temas. Se volverá a lo que era unos años atrás, cuando íbamos con la familia y se vivía el fútbol con un clima de fiesta, de espectáculo, cosa que hoy no pasa.
Pasan cosas feas todos los días en Uruguay. Sería raro que el fútbol quedara por fuera

-Como venía la cosa, ¿pensaste que terminaría con personas muertas tanto de Nacional como de Peñarol?

-No, una locura total, no me lo podía imaginar nunca. Pero pasan cosas feas todos los días en Uruguay. Sería raro que el fútbol quedara por fuera porque la sociedad es la misma, la que va al fútbol así como la que sufre violencia, robos, inseguridad.

-¿Cómo está el fútbol argentino en ese aspecto?

- Se ha mejorado mucho porque se han tomado medidas. Argentina hoy está mejor que Uruguay. Pero creo que en nuestro país se va a cambiar porque todos los que están trabajando en el fútbol tienen la intención de hacer las cosas bien.

-¿Qué posición tenés en cuanto al conflicto de los futbolistas uruguayos con Tenfield y la Mutual por los derechos de imagen?

-Estoy un poco por fuera como para dar una opinión. Pero las cosas pasan por algo. No sé exactamente bien las razones pero en todo conflicto todas las partes tienen algo de razón.
Me parece que los jugadores reclaman algo que entienden justo y bueno

-Pero ¿estás de acuerdo con el reclamo de los jugadores?

-Fui jugador toda la vida y mi posición es apoyar a los jugadores y estar con ellos. Me parece que reclaman algo que entienden justo y bueno. Siempre quedan grietas y heridas pero también a partir de los conflictos las cosas pueden mejorar y servir para que todas las partes estén mejor. No sé bien los pormenores legales y esos temas pero creo que las cosas por algo se dan.

-¿Cómo es tu relación con “Paco” Casal?

-Siempre fue muy buena a pesar que nunca fue mi contratista. Hace mucho tiempo que no lo veo pero tengo una buena relación.

-En algún momento Casal representaba a gran parte de los jugadores del plantel mayor. ¿Por qué crees que hoy no tiene a casi ninguno?

-Me parece que se dedicó más a los temas de derechos televisivos y dejó un poco de lado el negocio de los jugadores.

-¿Cuál es el mejor jugador uruguayo en este momento?

-Luis Suárez, sin duda, tal vez el mejor jugador de la historia del fútbol uruguayo.

-¿Es comparable a Leo Messi?

-Si, Messi es el mejor pero Suárez está en la elite, entre los diez mejores jugadores del mundo.

-Siempre se maneja tu nombre en la prensa como uno de los posibles sucesores del Maestro Óscar Tabarez. ¿Lo imaginás así?

-Trato de ser lo más cuidadoso y respetuoso posible con lo que digo en este tema. Primero porque fui parte del proceso de la selección trabajando en la Sub 20, invitado por el Maestro a su grupo de trabajo. Conozco perfectamente este proceso tan bueno que ha tenido el fútbol uruguayo. Estamos todos felices con la imagen que ha dado Uruguay y con el lugar que ha ganado que ha sido gracias a todo lo que ha hecho el Maestro.
Como a cualquier entrenador me gustaría ser el técnico de la selección.

Obviamente, como a cualquier entrenador me gustaría ser el técnico de la selección. Pero no es algo en lo que ni siquiera piense. Yo voy haciendo mi camino. No es algo que esté esperando, ni que planifique, ni que piense que realmente va a ser real. Que se maneje mi nombre es muy bueno porque es una consideración impresionante pero no estoy con la cabeza en otra cosa que no sea lo que estoy haciendo: dirigir lo mejor posible. Si algún día se da esa posibilidad obviamente que será muy bueno.

-¿Como ves a la selección uruguaya ahora de cara a las eliminatorias y al Mundial?

-La veo muy bien, con bastante tranquilidad, y me parece que se va a lograr una clasificación con tiempo que es algo muy bueno.

-A partir del fallecimiento de tu hermano Rodrigo, luego de una operación quirúrgica, tu madre presentó en el Parlamento un proyecto para que se filmen las intervenciones médicas. ¿Cómo lo vive la familia?

-Ella quedó muy sentida como todos. Es algo muy triste que vivimos y es un tema bastante difícil de hablar en familia porque produce mucho dolor. Mamá siente que Rodrigo tiene que dejar algo, para que lo que le sucedió a él no vuelva a pasar. Que se trate de buscar la seguridad para los pacientes y que no haya más casos de muertes por errores médicos. Obviamente que apoyamos a mi madre sobre todo en cosas que sirvan para la sociedad, para los pacientes. Ojalá salga ese proyecto porque nos sirve a todos. Fue un tema difícil para nosotros porque, aunque pasaron muchos años, seguimos con mucho dolor. Esas heridas no cierran nunca.

-¿Que extrañás de Uruguay y que no?

-Extraño estar ahí, vivir ahí, las cosas más simples del mundo pero que son espectaculares. Estar con amigos, esos momentos de la amistad y la familia que uno se va perdiendo, ir a la rambla, respirar el aire nuestro, cosas que hacen a Uruguay tan increíble y un país diferenciado. Nunca voy a dejar de querer vivir ahí, me siento recontra uruguayo.

-¿Y que no extrañás?

-Más que no extrañar, veo con preocupación la inseguridad, la violencia, los problemas sociales y de pobreza que hay. Uruguay te da una imagen por un lado de cosas muy buenas pero también es un país que lo ves un poco deprimido y con gente que está muy mal. Siento tristeza de ver como ha caído el nivel de la educación, ver a la gente cada vez con más problemas, algo que nos golpea a todos.

-Tu esposa e hijos continúan viviendo en Uruguay. ¿Cómo lo llevás?

-Es duro, pero fue una decisión que tomamos hace ya seis años, desde que estoy fuera del país. Hay un costo familiar por estar separados pero sentíamos que era lo mejor para no sacrificar a los chicos. Es complicado mudar todo porque ellos tienen su vida, sus colegios, sus cosas.

Los contratos son cortos, luego se van estirando, pero el trabajo en el fútbol es muy inestable. Hoy estás y mañana perdés dos partidos y ya no estás. Entonces, mudás a toda tu familia, y a los meses pueden haber cambios lo que genera una situación de incertidumbre en los hijos, que entendimos que no era buena para su educación. Preferimos pagar otros costos. Igualmente que no esté no significa que no sea un padre presente. Trato de estar en todo y tengo una relación buenísima con mi familia. Es lo que nos tocó y estamos contentos.

-Está sucediendo seguido eso de que se pierden dos partidos y afuera.

-Es una locura y no se la quiero trasmitir a mi familia. No quiero tener esa responsabilidad.