Sitio en construcción

Editorial:Ecos: El final de un ciclo
Ver editoriales anteriores
Transparencia y respeto por el contribuyente /// Montevideo, pandemia y dignidad /// Comisión verdad urgente para China /// El Covid-19 y los jinetes del apocalipsis /// Brasil iguala viáticos pagos en las selecciones masculina y femenina
Internacionales

10/08/2020 17:00

Campaña Stop Robots Asesinos llama a un tratado contra armas autónomas

La comunidad mundial pide regulaciones internacionales para los drones y otras armas no controladas in situ por el ser humano.

Campaña Stop Robots Asesinos llama a un tratado contra armas autónomas

EFE (Archivo)

Los drones y otras armas no controladas in situ por el ser humano se han convertido en herramientas habituales para los ejércitos de todo el planeta, pero buena parte de la comunidad mundial pide regulaciones internacionales que las controlen e incluso las prohíban, señala un informe publicado este lunes.

El documento, presentado por la ONG Human Rights Watch (HRW) en representación de la Campaña Stop Robots Asesinos, que engloba a 160 organizaciones de 65 países, repasa el desarrollo de este armamento y la posición de los diferentes países sobre este desde 2013, año en el que comenzó esta iniciativa.

De acuerdo con la coordinadora de la campaña, Mary Wareham, "la retirada del control humano en el uso de la fuerza se ve ahora ampliamente como una amenaza para toda la humanidad a la que debe responderse multilateralmente", según se extrae de las posiciones públicas de muchos gobiernos.

Para Wareham, "un tratado internacional de prohibición es la única forma de afrontar los graves desafíos que plantean las armas totalmente autónomas", algo que han pedido explícitamente treinta gobiernos.

Entre los países que demandan la prohibición de los "robots asesinos" destacan naciones del llamado movimiento no alineado tales como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Pakistán, Perú o Venezuela.

En solidaridad con los no alineados también China, sorprendentemente, se ha unido al llamamiento a prohibir los armamentos autónomos, aunque Pekín matiza que el veto debería afectar solo al uso de estas armas, no a su producción, explicó Wareham.

A estas llamadas se han unido líderes políticos, expertos en inteligencia artificial, empresas privadas o el actual secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, recordó la activista.

El control humano del armamento, destacó, "es un imperativo legal, una necesidad legal y una obligación moral", por lo que "todos los países tienen que responder urgentemente iniciando negociaciones para un nuevo tratado internacional de prohibición".

La campaña cita a países como Austria, Brasil o Chile como principales promotores de negociaciones en el pasado lustro, pero subraya que potencias militares, especialmente Rusia y Estados Unidos, han bloqueado estos debates en escenarios multilaterales.

Muchas de las discusiones se llevan a cabo en las Convenciones de Armamentos Convencionales, aunque la que se iba a celebrar en 2020, que debía iniciarse precisamente este lunes en Ginebra, se ha pospuesto debido al coronavirus.

"La pandemia ha retrasado los esfuerzos diplomáticos, pero ha mostrado la importancia de estar preparados para responder con urgencia a amenazas esenciales para la humanidad, y los robots asesinos son una de ellas", afirmó Wareham.

EFE

Lo más leído