Depresión, abuso e intento de suicidio: el calvario de Saoirse Kennedy

Mundo

2/08/2019 17:59

Depresión, abuso e intento de suicidio: el calvario de Saoirse Kennedy

Facebook

La nieta del exsenador demócrata Robert Kennedy murió a los 22 años como consecuencia de una posible sobredosis.

Saoirse Kennedy Hill, nieta del exsenador demócrata Robert Kennedy, quien en la escuela preparatoria publicó un ensayo acerca de sus problemas con la depresión, murió a los 22 años como consecuencia de una posible sobredosis, según informó The New York Times.

"El mundo es hoy un poco menos hermoso", dijo en una declaración su abuela, Ethel Kennedy.

La joven, que debía graduarse el año próximo del Boston College, murió este jueves en la residencia propiedad de la viuda de Robert Kennedy, uno de los hermanos menores del presidente estadounidense John F. Kennedy, a donde la policía concurrió en respuesta a una llamada de emergencia.

"Temprano en la tarde la policía de Barnstable respondió a una llamada a una residencia en Hyannis Port acerca de una muerte", dijo Tara Miltimore, de la fiscalía de distrito, que agregó que el caso "está bajo investigación de la policía".

En una declaración difundida en redes sociales, la familia dijo: "Nuestros corazones están destrozados por la pérdida de nuestra querida Saoirse. Su vida estaba llena de esperanza, promesa y amor".

El padre de la joven es el independentista norirlandés Paul Michael Hill, conocido por ser uno de los llamados "Cuatro de Guildford", acusados erróneamente como participantes en ataques terroristas del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Hill estuvo preso durante 15 años y su historia fue llevada a las pantallas en 1993 en la película "En el nombre del padre".

En 2007, cuando Saoirse tenía 10 años de edad, sufrió lo que aparentemente fue un intento de secuestro cuando ella volvía de jugar al tenis y un vehículo con dos hombres se aproximó a ella.

En febrero de 2016, en el periódico de la escuela preparatoria Deerfield Scroll, Saoirse publicó un ensayo en el cual describió su "relación" con su "enfermedad mental".

"Mi depresión echó raíces al comienzo de mi escuela intermedia y estará conmigo por el resto de mi vida", escribió. "Aunque fui una niña mayormente feliz, he sufrido episodios de profunda tristeza que pesaban como una roca sobre mi pecho", contó.

"Todos sabemos que algunas personas encuentran el invierno en el solitario, oscuro y largo Deerfield. Comencé a aislarme en mi habitación, a alejarme de mis relaciones y a renunciar a mis tareas escolares. Durante las últimas semanas de la primavera, mi tristeza me rodeaba constantemente. Pero ese verano, después de mi segundo año, mi amiga -la depresión- rara vez volvía a aparecer, y yo estaba agradecida por su ausencia", agregó.

"Dos semanas antes de que comenzara mi tercer año, sin embargo, mi amiga regresó y planeaba quedarse. Mi sentido de bienestar ya estaba comprometido, y lo perdí totalmente después de que alguien a quien conocía y amaba rompió los límites sexuales serios conmigo. Hice lo peor que puede hacer una víctima, y fingí que no había pasado. Todo esto se convirtió en demasiado, y traté de quitarme la vida", expresó.

"Regresé a la escuela para el otoño de mi tercer año, pero me di cuenta de que no podía manejar el estrés que Deerfield representaba. Fui a tratamiento para mi depresión y regresé para mi último año", relató la joven.

La muerte de Saoirse se añade a la historia de tragedias en la familia Kennedy a lo largo de siete décadas.

Su abuelo fue asesinado a balazos hace medio siglo en la noche que celebraba su victoria en las primarias en California del Partido Demócrata para la elección presidencial de 1968.

Cinco años antes, el hermano mayor de Robert, el presidente John Fitzgerald Kennedy, había sido asesinado en Dallas (Texas). El hermano mayor de ambos, Joseph Kennedy, murió en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial y una hermana, Kathleen, murió cuando se estrelló un avión en Francia en 1948.

En 1984, David Kennedy, un hijo de Robert, murió por sobredosis de medicamentos, y en 1997 otro de sus hijos, Michael, murió en un accidente mientras esquiaba.

En 1999 John Kennedy, hijo del presidente asesinado, su esposa Carolyn y su cuñada murieron al estrellarse una avioneta frente a las costas de Martha's Vineyard (Massachusetts).

En 2011, Kara Kennedy, hija del exsenador demócrata Edward Kennedy, murió a consecuencia de un ataque cardíaco, y en 2011 la esposa de Robert Kennedy Jr, Mary Richardson, se suicidó.

Con información de EFE