Temer: "No renunciaré. Repito. No renunciaré"

Publicado: 18/05/2017 15:32
Temer: "No renunciaré. Repito. No renunciaré"
EFE

El presidente de Brasil pidió el esclarecimiento pleno de todo.

El presidente brasileño, Michel Temer, negó que vaya a renunciar a su cargo, tal como lo exigen toda la oposición y sectores de su propia base política por sospechas que le implican en corrupción e intentos de obstruir a la justicia.

"No renunciaré. Repito. No renunciaré y exijo una esclarecimiento pleno de todo"", declaró Temer en un mensaje a la nación transmitido desde el Palacio Presidencial de Planalto.

"Quiero dejar muy claro que mi gobierno vivió en esta semana su mejor y su peor momento", dijo el mandatario, quien en el primer caso citó "la caída de los indicadores de la inflación, los números del retorno del crecimiento (económico) y la generación de empleo, con esperanza de días mejores".

Sin embargo, afirmó que "cuando el optimismo retornaba", una grabación hecha "clandestinamente trajo de nuevo el fantasma de una crisis política en una dimensión aun desconocida".

Aludió así a unan información divulgada este miércoles por el diario O Globo, según la cual Temer habría sido grabado por un empresario que colabora con la justicia en investigaciones sobre corrupción cuando avalaba un supuesto soborno a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto de la presunta coima sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara baja, antiguo aliado del gobernante y promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y, por consecuencia, llevó a Temer al poder.

Como había hecho la víspera mediante una nota oficial, Temer negó que haya consentido algún tipo de soborno para alguien.

"En ningún momento pedí que pagaran a quien quiera que sea para que no hable" y "no compré el silencio de nadie", afirmó el jefe de Estado, quien también aludió a la decisión anunciada por la Corte Suprema de iniciar una investigación oficial sobre su presunta participación en esos hechos.

"No preciso de cargo público ni de foro especial", "no tengo nada que esconder" y "por eso registro enfáticamente que la investigación pedida por la Corte Suprema será el territorio en que demostraré mi inocencia", declaró visiblemente molesto.

Pese al discurso firme de Temer, en el país se comenzó a debatir hoy abierta y públicamente sobre la posibilidad de su renuncia o incluso de que sea sometido a un proceso de destitución.

La renuncia de Temer es exigida desde este miércoles por toda la oposición, pero esa demanda tuvo hoy la adhesión de importantes e influyentes sectores del oficialismo.

El pronunciamiento más duro lo hizo el expresidente Fernando Henrique Cardoso, uno de los líderes más respetados del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), un pilar fundamental en la base de Temer.

"Si las alegaciones de defensa no son convincentes -y no basta con alegar que son necesarias evidencias-, los implicados tienen que tener el deber moral de facilitar la solución, aún con gestos de renuncia", publicó Cardoso en su cuenta en Facebook.

Presidente bajo investigación

El Tribunal Supremo de Brasil autorizó la investigación contra Temer, objeto de una denuncia por intentar comprar el silencio de un influyente diputado que se encuentra preso.

El magistrado Edson Fachin, instructor del caso Petrobras en el Supremo, dio luz verde al pedido realizado por la Procuraduría General de la República, por lo que Temer pasa a ser formalmente investigado en el marco de la operación Lava Jato.

El aval para autorizar a Temer se produce después de que el diario O Globo aireara la existencia de una grabación en la que Temer supuestamente avaló la compra del silencio a Eduardo Cunha, impulsor del juicio político que destituyó a Dilma Rousseff.

De acuerdo con la Constitución brasileña, un presidente sólo puede ser investigado por los actos cometidos durante el ejercicio de su mandato y la supuesta obstrucción a la justicia, según O Globo, fue realizada por Temer el pasado marzo.

El presidente, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), reconoció la víspera que se reunió en marzo con el empresario de JBS, pero negó que comprara silencio de Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados.

"El encuentro con el empresario Joesley Batista ocurrió a comienzos de marzo, en el Palacio de Jaburu, pero no hubo en el diálogo nada que comprometiese la conducta del presidente de la República", añadió la nota.

Temer señaló que "defiende la amplia y profunda investigación para apurar todas las denuncias publicadas por la prensa" que responsabilice a los "eventuales implicados en cualquier ilícito que sea comprobado".

EFE