Despiden a funcionaria de centro DDHH argentino por bailar sobre mesa

Publicado: 10/01/2017 15:07
Despiden a funcionaria de centro DDHH argentino por bailar sobre mesa
Captura Facebook
Centro de DD.HH, ex-ESMA

El hecho ocurrió luego que se difundiera en redes un video con la trabajadora bailando en un brindis en la ex-ESMA.

El gobierno argentino despidió a una funcionaria por "comportamiento impropio" después de que se filtrara un video en el que bailaba sobre la mesa en las oficinas de un espacio que funcionó como centro de tortura y exterminio durante la última dictadura, confirmaron fuentes oficiales.

El secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, solicitó este lunes la renuncia de una trabajadora de la antigua Escuela de Mecánica de la Armada (ex-ESMA), el mayor centro de detención clandestino de la última dictadura (1976-1983), convertido en lugar simbólico de la lucha por los derechos humanos.

El despido se produjo después de que se difundiera un video por redes sociales en el que la funcionaria aparecía bailando sobre una mesa durante un brindis de fin de año en el actual Espacio Memoria y Derechos Humanos.

"Es un ámbito que, por su trágica y dolorosa historia, debe ser motivo de reflexión y respeto por parte de toda la sociedad, y que en virtud de ello los funcionarios que se desempeñan en el mismo deben guardar, más que nadie, el debido decoro en el ejercicio de sus funciones", indicó la Secretaría, que se ubica dentro de la ex-ESMA, en un comunicado.

La funcionaria presentó su renuncia y, según indicaron fuentes oficiales, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina no organizó ninguna fiesta en las instalaciones de la ex-ESMA, por lo que se trató de un "comportamiento impropio" que protagonizó la responsable de un área en concreto.

Por su parte, la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos solicitó la renuncia de Avruj por considerarlo responsable "último" de lo acontecido y exigió "sanciones" para los trabajadores implicados, indicó Osvaldo Barros, miembro de la organización.

"Sufrimos una gran indignación porque es algo que nosotros venimos denunciando desde hace muchos años, las instalaciones de la ex-ESMA no pueden ser utilizadas para este tipo de eventos, ni para hacer asados, fiestas, murgas, carnavales...", comentó.

"Nos parece que esto es faltar al respeto a la historia, a todos los compañeros que fueron torturados y asesinados", agregó.

Barros subrayó que hace tres años, bajo el Gobierno de Cristina Fernández (2007-2015), el organismo realizó un asado y "se generó una gran polémica acerca del uso de este espacio", explicó.

A su juicio, se trata de "una continuidad de lo que ha venido pasando en los últimos años" pero es "más preocupante porque viene de un gobierno que está negando la cantidad de desaparecidos", sostuvo.

Barros hizo referencia así a la polémica generada en enero de 2016 cuando el entonces ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, Darío Lopérfido, desató la polémica en Argentina al poner en duda el número de desaparecidos en el último régimen cívico-militar.

Según cifras de grupos defensores de los Derechos Humanos, los desaparecidos fueron 30.000, pero Lopérfido relativizó ese número en una presentación de un libro en la ciudad bonaerense de vacaciones de Pinamar y sugirió que "se arregló en una mesa".

EFE