Operativo policial, 100 buses afectados, falsa alarma en Tres Cruces

Sociedad

9/07/2019 12:18

Operativo policial, 100 buses afectados, falsa alarma en Tres Cruces

ECOS

Gran despliegue policial en la principal terminal del país por un presunto hombre atrincherado en un ómnibus, pero el vehículo estaba vacío.

A las ocho de la mañana de este martes se prendieron todas las alarmas en la terminal de Tres Cruces. El chofer de un ómnibus de la empresa Turil denunció que un hombre armado se había atrincherado dentro del vehículo. Minutos antes, el ómnibus había llegado a la terminal desde Artigas.

Todos los pasajeros ya habían descendido. Cuando el conductor se retiraba del lugar en el vehículo dijo haber visto por uno de los espejos que una persona armada se acercaba a él caminando por el pasillo.

Saltó del ómnibus y avisó a los guardias de seguridad sobre lo que estaba pasando. Según informaron a ECOS desde el Ministerio del Interior, se recibió una denuncia a través del 911 de que una persona estaba atrincherada dentro del ómnibus.

Rápidamente se organizó un gran operativo policial del que participó la Guardia Republicana y otras dependencias del Ministerio del Interior. Se cortó la circulación por la calle Acevedo Díaz y se desalojó la Torre de Control.

Con tanquetas y patrulleros, los policías rodearon el vehículo que se encontraba sobre la salida de ómnibus de la terminal. Un negociador utilizó un megáfono para intentar dialogar con la persona, pero nadie respondía.

“Se cortaron los servicios tanto de arribo como de partida. Pero la operativa dentro del edificio siguió con normalidad. Había personas, las boleterías estaban abiertas al igual que la parte del shopping”, explicó Osvaldo Torres, encargado de la Torre de Control de la terminal.

El público se agrupó en gran número sobre la calle Goes para observar lo que estaba sucediendo. “Rehenes”, “loco”, “armas de gran portes” y otras fueron las palabras que se pudieron escuchar en el lugar, donde se respiraba un ambiente de gran nerviosismo.

Los policías se movían de un lado para el otro. Se ubicaban en las cercanías del ómnibus, al que rodeaban con armas en mano. Hasta que pudieron ingresaron.

Fueron solamente unos minutos que pasaron cuando los efectivos volvieron a salir, revisaron la bodega, se subieron a los vehículos y se retiraron.

Ahí se supo que el operativo había terminado. Pero, ¿Cuál había sido el desenlace? ¿El hombre estaba muerto? ¿Se lo pudo atrapar? ¿Escapó?

La respuesta es que no había nadie dentro del ómnibus.

“Culminada la inspección por equipos especiales de la Policía no se encontró a persona alguna en el interior del ómnibus de la empresa de transporte interdepartamental”, informó el Ministerio del Interior a través de la cuenta de Twitter de su Unidad de Comunicación (Unicom).

Sin dar ninguna respuesta, los oficiales que estuvieron al frente del operativo se retiraron del lugar.

El chofer del ómnibus fue retirado en un patrullero. Solo segundos antes de que llegara su madre con un gran estado de nervios y le preguntara a los policías qué pasaría con su hijo. “Señora, lo puede llamar. Él no está incomunicado”, fue la respuesta que le dieron.

“Esto era lo único que le faltaba a la terminal”, dijo Osvaldo Torres con un tono irónico. “Tuvimos amenazas de bombas, incendios y un montón de otras situaciones. Esta pasará a formar parte de la historia de la terminal”.

Durante las más de dos horas que llevó el operativo, fueron 20 los servicios de partida que se vieron demorados. Mientras que 80 de arribo tuvieron que bajar a los pasajeros fuera de la terminal, lo que generó un gran malestar entre los clientes.

Desde el Ministerio del Interior informaron que se está investigando qué fue lo que sucedió.