Audiencia por policía asesinado terminó a las trompadas en el Juzgado

Sociedad

11/06/2019 21:03

Audiencia por policía asesinado terminó a las trompadas en el Juzgado

Unicom

Cuatro hombres fueron enviados a prisión por 180 días; luego de la audiencia familiares de la víctima cargaron contra los imputados.

"Asesinos, son unos asesinos, mataron a mi marido, hijos de puta", fue la frase cargada de dolor que encendió la mecha y desató la trifulca este martes en la sala de audiencias del Juzgado ubicado en la calle Juan Carlos Gómez.

La esposa del efectivo policial Rogelio Eduardo Souza Arguimbao no paraba de llorar y no había terminado de pronunciar su descargo cuando compañeros y amigos del policía asesinado cargaron contra los imputados.

"Vos lo mataste sorete, hijo de puta, las vas a pagar adentro", le gritaba a uno de los procesados uno de los hombres que acompañaba a la familia del fallecido.

A esa altura, la audiencia, que estuvo cargada de miradas desafiantes y palabras subidas de tono, se transformó en un ring improvisado donde se repartieron patadas y piñas.

En la audiencia, la Justicia envió a prisión preventiva por 180 días a cuatro de los cinco detenidos por el crimen del policía asesinado a balazos durante una rapiña a un reparto de bebidas.

Incluso, durante la trifulca, tres de los imputados enviados a prisión aprovecharon la ocasión para pegarle al cuarto, un empleado de la bebida y compañero de Souza, que entregó los datos para llevar adelante el robo.

Según el relato de Gómez, el acuerdo entre el funcionario de la bebida y los rapiñeros era el siguiente: si el contenido de la caja fuerte era superior a los 300.000 pesos el empleado se llevaría 50.000 pesos. Si era inferior a esa suma se llevaría 30.000 pesos y el resto sería repartido en partes iguales.

La Policía incautó tres armas de fuego, cuatro cargadores y más de 80 balas. Según los informes de Policía Científica las armas incautadas fueron las utilizadas en el homicidio.

"Al policía le dispararon seis veces desde ambos lados del camión, por lo que no tuvo posibilidades de defenderse", dijo Gómez, quien incluso se quebró hasta las lágrimas mientras relataba las pruebas y detalla el crimen del efectivo, a quien definió como "compañero".

Rogelio Eduardo Souza Arguimbao, de 27 años, recibió seis balazos cuando estaba trabajando como repartidor, pese a que también se desempeñaba como integrante de la Dirección de Información Táctica (DIT) de la Jefatura de Policía de Canelones, donde cumplía funciones administrativas en horario nocturno.