“Para vivir en estas condiciones, prefiero regresar a mi país”

Por: Fabian Cambiaso

Sociedad

15/04/2019 19:29

“Para vivir en estas condiciones, prefiero regresar a mi país”

ECOS

Partió de Carrasco un vuelo con 91 venezolanos residentes en el Río de la Plata. Retornaron a su país por un plan de su gobierno.

Este lunes partió de Montevideo un vuelo charter con 91 venezolanos a bordo, de retorno a su país. El avión fue enviado especialmente por el gobierno de Nicolás Maduro, como parte de “Plan de Vuelta a la Patria”, destinado a los emigrados que desean regresar en forma voluntaria a su tierra.

La partida desde Carrasco se vio demorada ya que la inmensa mayoría de los pasajeros, 90 personas, llegaron con retraso al aeropuerto. Ellos venían desde Buenos Aires, donde residían. No pudieron salir de allí ya que el gobierno de Mauricio Macri impidió la llegada y el sobrevuelo del charter despachado por Maduro.

En el grupo que retorna a Caracas está Christopher Velázquez. Hace tres años y seis meses que vivía en Uruguay, donde nació su hijo.

Económicamente le iba bastante bien. Licenciado en Comercio Exterior, pudo desempeñar trabajos en su especialidad para compañías importantes, aunque a término.

Pero, en determinado momento y como la mayoría de sus compatriotas, debió recurrir a diversos trabajos para subsistir. Sin embargo, solo tiene palabras de agradecimiento para Uruguay. En su caso, el retorno está motivado por su salud.

Divorciado de su esposa y paciente psiquiátrico, nunca pudo superar el desarraigo. Entiende que su dolencia puede ser atendida mucho mejor en su país de origen en el que, pese a la situación, tiene a sus afectos.

“Me voy como si estuviera enamorado”, dijo poco antes de abordar el avión de Conviasa que, previa escala en Santa Cruz de la Sierra, lo depositará en Caracas horas después. “Confío en Uruguay y por eso dejó a mi hijo acá”, agregó.

Pese a la incertidumbre del futuro, sabe que en Venezuela, por su especialidad, no le faltará trabajo. Por lo menos para tener cierta estabilidad.

Su mira dice, está en poderle a darle a su hijo un apoyo real, imposible de dárselo aquí en Montevideo.

Franca decadencia

Muy distinta es la situación y los motivos de retorno de los venezolanos que vivían en Argentina. Es el caso de Vicente Rondón.

“Argentina está muchísimo mejor que Venezuela, pero siento que va en un proceso de franca decadencia”, dice quien llegó con un dólar a 20 pesos y se va con uno a casi 45.

Hace diez meses, los 1.000 pesos argentinos que enviaba a Venezuela eran mucho dinero. Hoy, solo alcanzan para comprar cuatro kilos de mayonesa.

Según sostuvo, la calidad de vida desmejoró mucho, y poder alquilar una vivienda es casi imposible. “Para estar aquí y vivir en estas condiciones, prefiero regresar a mi país”, afirmó. “Ya no vale la pena”.

Consultado, dijo haberse sentido discriminado en Argentina por su condición de venezolano. “Trabajaba más de 14 horas por día por 6.000 pesos”, dijo.

Rondón espera poder volver a ponerse al frente del pequeño negocio que dejó en Venezuela, donde siguen residiendo todos sus familiares.

“Le pido a Dios que la situación mejore, sea con este gobierno o con otro”, porque la situación es muy crítica”, señaló. Con lágrimas en los ojos, dijo estar feliz de retornar a su país y reencontrarse con sus afectos.

María, mientras tanto, no quiere hablar. Tiene miedo de romper en llanto mientras lo hace. Con casa propia en Mérida, apostó hace un año por irse a Buenos Aires para ejercer su profesión de repostera. Nunca pudo hacerlo.

Tuvo que dedicarse a cuidar adultos mayores, niños y realizar tareas de limpieza. “Estaba dispuesta a hacer lo que tuviera que hacer”, afirmó.

El problema, dijo, es que fue sistemáticamente estafada con el alquiler de su vivienda. Dos veces se quedaron con el depósito que había entregado, y otras tantas le aumentaron la mensualidad sin previo aviso.

En uno de los empleos que tuvo, afirma, jamás le pagaron.

María afirma que lo único que les da el gobierno venezolano es facilitarles gratuitamente el retorno. A su llegada, cada uno deberá resolverse como pueda.

Más allá de reconocer que la situación en su país es peor que cuando se fue, los motivos de su retorno son similares a los de Rondón.

“Si me quedaba en Buenos Aires iba a terminar en la calle”, relata. “Ganaba 10 mil pesos y se me iba todo el alquiler. En Venezuela capaz que no tengo trabajo, pero estoy en mi casa y no pago alquiler”.

Sin precedentes

El embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, explicó que el plan está destinado a los venezolanos que experimentaron problemas o dificultades en los países de la región.

“Es un plan sin precedentes en la historia de la migración latinoamericana y mundial”, sostuvo. “Por primera vez un gobierno asume la responsabilidad de repatriar a sus connacionales que partieron con determinadas expectativas que no se cumplieron".

Según el diplomático, para acogerse al plan no se plantea ninguna condición, salvo un estudio previo para determinar la “necesidad real” del solicitante de retornar a su país.

Chirino agradeció la buena voluntad del gobierno uruguayo de facilitar la llegada de este vuelo, en un plan que, según cifras oficiales, ya permitió el retorno de 16 mil venezolanos. La mayoría desde Perú y Ecuador.

A su llegada, el grupo ingresará en alguno de los planes sociales que otorga el gobierno venezolano.

Chirino explicó que, en el caso uruguayo, sus compatriotas o luego se van a otros países o logran insertarse en la sociedad sin tener la necesidad de plantear ser asistidos en su regreso a su patria.