Presos sin condena bajaron del 68,9% al 44% entre 2017 y 2019

Sociedad

15/03/2019 13:17

Presos sin condena bajaron del 68,9% al 44% entre 2017 y 2019

Fiscalía señala que el nuevo CPP logró reducir "dramáticamente" uno de los aspectos más cuestionados por organismos internacionales.

Las personas privadas de libertad actualmente sin condena fueron el 44% del total de la población carcelaria a febrero de 2019. A 2017 eran casi el 70%. El haber reducido "dramáticamente" en ese lapso ese porcentaje, muy cuestionado por organismos nacionales e internacionales, es uno de las consecuencias de la aplicación del nuevo Código de Proceso Penal (CPP), vigente desde el 1 de noviembre de 2017.

Esta es una de las conclusiones de un documento elaborado por el Departamento de Políticas Públicas de la Fiscalía General de la Nación, elaborado por el politólogo Diego Gonnet, divulgado este viernes.

"La aplicación del nuevo Código del Proceso Penal logró revertir dramáticamente en poco más de un año el problema de la alta proporción de personas privadas de libertad sin condena", es una de las principales conclusiones del documento.

Antes de la puesta en vigencia del nuevo CPP, la prisión preventiva -o sea, sin condena- era "casi una regla para la mayoría de las personas detenidas en el marco del sistema inquisitivo", anterior. Este llegó al 69,8% en 2017.

"La situación había sido denunciada en reiteradas oportunidades por organismos nacionales e internacionales, como violatoria de los derechos de los imputables y causante de efectos muy negativos para su comportamiento y expectativas dentro de la prisión", prosigue.

El nuevo CPP, agrega el informe, "permitió en poco más de un año revertir este problema, pasando de 69,8% a 44% de personas privadas de libertad sin condena. Y ello gracias a la aplicación del juicio abreviado, como a la agilidad en la tramitación de los juicios ordinarios que habilitan las audiencias orales".

Esto ocurre en el marco de renovadas críticas desde otros organismos, como el Ministerio del Interior, al nuevo CPP. Incluso el fiscal de Crimen Organizado Luis Pacheco fue muy duro con la nueva normativa, señalando en febrero y en un texto académico que el 95% de los casos en litigio llegan a un acuerdo entre la acusación y la defensa, lo que atenta contra la transparencia del proceso. Justamente, aludía a los procesos abreviados.

En otro pasaje del informe, la FGN busca dar por tierra la idea de que con el nuevo CPP se redujo significativamente el número de presos, a partir de las medidas sustitutivas.

Según el texto, la candidad de reclusos comenzó a bajar desde julio de 2017, cuatro meses antes de la implementación del nuevo CPP. El pico había sido logrado en abril de ese año, con 11. 253. El descenso prosiguió hasta junio de 2018, ya con el nuevo sistema, cuando se llegó a un mínimo de 9.906. Luego comienza "una recuperación paulatina" hasta llegar a los 10.559 actuales.

Esta cifra es "levemente superior al promedio de los 30 meses anteriores a la entrada en vigencia del nuevo CPP", indica el texto.

A su vez, el texto señala que la cantidad de "imputaciones promedio mensual" creció un 32,5% en el segundo semestre de 2018 respecto del primero. A criterio de la FGN, esto habla de un aumento de la productividad del nuevo sistema, superando las dificultades iniciales de su implementación.