Anuncio del gobierno “evidencia que el río Negro no es lugar” para UPM

Sociedad

11/03/2019 17:06

Anuncio del gobierno “evidencia que el río Negro no es lugar” para UPM

Ambientalistas saludaron plan para reducir contaminación y que ahora resulta “más que evidente” que la firma “no es parte de la solución”.

La puesta en marcha por parte del gobierno de un plan para disminuir la contaminación de la cuenca del río Negro fue saludada este lunes por el Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus), que celebró que “finalmente” las autoridades decidieran hacer ante una situación que considera alarmante.

Para el colectivo resulta ahora más que evidente que la instalación en ese río de una planta de pasta de celulosa de UPM “no es parte de la solución”, mas cuando los estudios de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) verificaron que ese río no tiene capacidad para soportar el emprendimiento.

El plan fue anunciado luego del Consejo de Ministros por titular interino de Medio Ambiente, Jorge Rucks, en un proyecto a tres años.

Según el jerarca la contaminación en el río Negro, si bien no es homogénea, es muy importante en algunas zonas. Rucks la adjudicó al uso excesivo de fertilizantes en las actividades rurales.

Ante lo anunciado, Movus reiteró la necesidad de rescindir el “lesivo acuerdo” que se firmó con UPM, ahora que es posible hacerlo sin consecuencias para el Estado Uruguayo.

Uno de sus integrantes, Raúl Viñas, reafirmó su disposición a un debate abierto sobre el tema con las autoridades de gobierno.

Viñas citó la respuesta de UPM a una solicitud de información adicional de la Dinama, en la que la multinacional hizo una referencia directa a la cláusula 3.7.2 del contrato.

Allí se se indica que el Estado hará que se establezca un flujo mínimo en el río Negro, aguas arriba de la Represa Rincón del Bonete.

Sobre esta base, sostuvo, la firma exige que se le asegure un flujo permanente de 65.000 litros de agua por segundo desde la represa, lo que impone restricciones al sistema eléctrico nacional.

En la información aportada, UPM reconoció que el flujo de agua requerido para diluir el efluente no mejorará la contaminación existente en el río, y que en ocasiones de sequía se verá obligada a parar completamente la producción.
 
“Esto pone nuevamente en evidencia que el río Negro no es el lugar adecuado para una planta como la propuesta, para la que el gobierno compromete miles de millones de dólares en obras por y para UPM, como el Tren Central, la terminal portuaria, la red eléctrica y otras que al instalarse la planta en zona franca, exonerada de todo impuesto, deberán ser pagadas por todos los uruguayos”, afirmó Viñas.

Desde Movus se sostiene que las características de este proyecto comprometen a las próximas generaciones de uruguayos y no pueden ser resueltas sin un debate público que permita a la ciudadanía estar informada y decidir si acepta o no sus consecuencias.