Preocupa la venta de alcohol a menores en fiestas de Maldonado

Publicado: 11/01/2019 06:41
Preocupa la venta de alcohol a menores en fiestas de Maldonado
Pixabay

Las autoridades de diferentes organismos se reunieron para llevar a cabo acciones en conjunto para revertir esa situación.

Las autoridades del departamento de Maldonado han detectado que varios locales comerciales venden bebidas alcohólicas a menores de edad violando la normativa vigente que lo prohíbe.

Ante esta situación, este jueves se reunieron representantes de la Intendencia de Maldonado, El Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), Jefatura de Policía de Maldonado y la Prefectura Nacional Naval, ya que la mayoría de estas situaciones se dan en las conocidas como fiestas Sunsets que comienzan con la caída del sol.

“Detectamos algunas situaciones, decidimos reunirnos para coordinar acciones que estaremos llevando a cabo inmediatamente en determinados lugares”, señalo Jorge Píriz, director general de Higiene y Medio Ambiente de la comuna fernandina.

Esta situación consiste en una mayor fiscalización por parte de los efectivos policiales y de la Prefectur, así como también notificaciones a los locales comerciales involucrados.

“Algunos de ellos son boliches bailables, pero también hay comercios que detectamos que venden alcohol a los menores”, agregó.

Las fiestas sunsets que se dan en la playa cuando cae el sol son de las situaciones más problemáticas en este aspecto. Con horarios en el que los adolescentes aún están en la playa, los paradores les venden bebidas alcohólicas.

Otro problema de estas fiestas es el horario en el que se extienden. “Hemos notificado a varios locales porque las sunsets están autorizadas hasta las 11 de la noche y hemos detectado algunas que siguen hasta las 2 ó 3 de la mañana”, dijo Píriz señalando que, en esas ocasiones, dejan de ser fiestas al atardecer para convertirse en boliches bailables.

La multa es tan insignificante en comparación a las ganancias que pueden tener esos locales que algunos de los propietarios hacen caso omiso a las notificaciones que les llegan por parte de las autoridades.