Trabajadores analizan recurrir al "control obrero" de Montevideo Gas

Publicado: 11/10/2018 07:10
Trabajadores analizan recurrir al "control obrero" de Montevideo Gas

Tomarán "las medidas que estén a su alcance" para defender fuentes laborales y le pide al gobierno que "le pare el carro" a la empresa.

El conflicto que enfrenta a la empresa Montevideo Gas y a sus trabajadores amenaza con escalar en gravedad a partir de la voluntad del sindicato de llegar hasta las últimas consecuencias y tomar medidas más graves de las que ya fueron anunciados.

Todo se debe la decisión de la firma de retirarse de las negociaciones con el gobierno y ahondar la brecha al disponer el envío, hasta ahora, de 21 trabajadores al seguro de desempleo.

Este jueves los funcionarios procederán a ocupar, por 24 horas, todos los locales de la firma en Montevideo. El martes, tres de ellos iniciarán una huelga de hambre por tiempo indeterminado.

Los trabajadores fueron este martes a plantear en el Parlamento el agravamiento del conflicto que los separa de Petrobras, la empresa estatal brasileña que controla las operaciones a nivel local.

La firma insistió en los últimos días en la necesidad de reducir la masa salarial a partir de la congelación de sueldos y el recorte de puestos de trabajo, a los que se sumó la decisión de denunciar los convenios colectivos firmados ante el Ministerio de Trabajo.

El Poder Ejecutivo le había solicitado tiempo a Petrobras para presentar una serie de medidas que ayudaran a la negociación. A fines de setiembre, se elevó una fórmula que representaba un ahorro cercano a los 400 mil dólares para la empresa.

Todo quedó por el camino luego que la firma desconociera los convenios firmados.

Hasta el momento, 21 trabajadores recibieron las notificaciones de que serán enviados al seguro de desempleo. Pero, según sostuvo el dirigente Alejandro Acosta, todo indica que los afectados serán unos cincuenta, la cifra de despidos que la empresa consideró necesarios el año pasado.

"Al adoptar las medidas que tomó lo único que se busca es una escalada de confrontación, y no solo con los trabajadores", expresó Acosta. "La propuesta del Poder Ejecutivo fue contestada en forma muy soberbia", dijo.

Según el dirigente todo gira en torno a la intención de la empresa de fundamentar, a través de acciones de este tipo, la demanda arbitral que presentó contra el Estado uruguayo en la que reclama 100 millones de dólares.

Acosta sostuvo que Petrobras, en realidad, no está interesada en la gestión del negocio. Según dijo, no existe un plan comercial ni de inversiones. En el último año el servicio perdió 6000 usuarios, con un balance negativo de tres millones de dólares.

Tampoco se cumple, afirmó, con las normativas de seguridad dispuestas. No se inspeccionan las cañerías internas de los clientes, no se revisan los gasodomésticos ni tampoco se mide el monóxido de carbano en el ambiente una vez que los aparatos están funcionando.

"Todo ese combo hace que el servicio de gas natural esté cada ve peor y que se esté poniendo en riesgo su continuidad", aseguró.

Acosta advirtió que los trabajadores harán todo lo que esté a su alcance para defender el servicio y las fuentes laborales. "Tenemos un grave problema entre manos y sumar otras medidas de control obrero", afirmó. Será así, dijo, incluso cuando la empresa adelantó que, en caso de cumplirse, procederá a más despidos.

Para le dirigente, todo depende hasta dónde está dispuesta a llegar Petrobras. Por eso, sostuvo, se requiere una intervención de los organismos competentes para una "solución política".

"Estamos convencidos de que el problema de fondo es que Petrobras se quiere retirar, quiere ganar las demandas arbitrales para poder arrimar agua para su molino", expresó.

Las expresiones de Acosta fueron respaldadas por su compañero Walter Suárez, que reclamó acciones más concretas por parte de las autoridades hacia la empresa.. "Con todo respeto, nos parece que este gobierno tendría que pararle el carro, porque ya es demasiado".