La llovizna no corrió a la "vía blanca" de la víspera de Reyes

Publicado: 6/01/2018 09:43

EFE

EFE

EFE

EFE

Desde la madrugada del viernes hasta la madrugada de este sábado, cientos de feriantes ofrecieron lo suyo en un día clave de ventas.

La tradicional feria al aire libre que se realiza todos los años en Montevideo, previo a la llegada de los Reyes Magos, ofrece a los ciudadanos, conocidos por "dejar todo para último momento" como ellos mismos se jactan, la oportunidad de realizar las últimas compras de regalos para los más pequeños.

Así lo expresó Mónica Corrales, comerciante que desde hace varios años tiene un puesto de juguetes en la "vía blanca", como se le llama a esta feria al aire libre por avenida 8 de Octubre que comienza todos los 5 de enero al mediodía y se extiende hasta la madrugada del día siguiente, este año este sábado.

"Es un día importante para nosotros. Somos todos los uruguayos de dejar todo para último momento", comentó Corrales en relación a la afluencia de público en el día previo a la llegada de los Reyes Magos.

Respecto a la oferta de artículos para los más pequeños, la comerciante uruguaya explicó que este año los juguetes más pedidos fueron muy variados y que iban desde "juegos de playa, camiones, armas de juguetes, espadas, 'bebotes' y muñecas".

La jornada fue larga para los trabajadores, que comienzan a montar sus puestos al mediodía del viernes y culminaron en la madrugada de este sábado.

"No sabemos a qué hora volvemos", agregó Corrales sobre el momento en el que finalmente pueden regresar a casa.

Este año el clima no acompañó a la feria. La lluvia amenazó el transcurso de la "vía blanca" y obligó a los feriantes a tomar los recaudos necesarios para poner a resguardo sus mercancías.

Fernando Dobal, que trabaja hace más de 15 años en la "vía blanca", sostuvo que el clima "es un factor determinante" para los trabajadores de las ferias y más aún en fechas claves, como el Día de Reyes.

"Nosotros igual estamos y le ponemos la mejor. La gente busca el espacio para venir, pero se nota claramente que, cuando el tiempo no acompaña, el público merma", agregó.

Respecto a la oferta de juguetes para los niños, Dobal señaló que su puesto trabaja con un "perfil lúdico y didáctico" y que, si bien hay artículos clásicos, todos los años surgen personajes infantiles que se imponen sobre el resto.

"Las cosas de playa y de juego al aire libre siempre son un clásico. Pero todos los años los personajes se van robando la atención", expresó el comerciante.

Muchos de los puestos de esta feria ofrecen juguetes, aunque también se pueden encontrar artículos para jóvenes y adultos, como ropa, artículos del hogar, artesanías, entre otros.

EFE