Tres policías presos por matar a una persona desarmada en 2013

Publicado: 12/10/2017 13:53
Tres policías presos por matar a una persona desarmada en 2013
Intendencia de Durazno
Villa del Carmen.

Fue en Villa del Carmen. Decían que la víctima estaba "desacatada". Estaba desarmada y tenía un bidón de agua en las manos. Le dispararon.

La Justicia llegó cuatro años después para Julio Ovelar y su familia. El 19 de agosto de 2013, este hombre de 29 años moría en un confuso incidente en Villa Carmen. Los partes judiciales de entonces señalaron que había muerto en la puerta de su casa, que había tenido un altercado con un vecino, que estaba "desacatado" y que era paciente psiquiátrico.

Dos de los cinco policías que arribaron al lugar, uno de los cuales era el comisario local, afirmaron haber realizado cada uno dos tiros al aire. Pero el hombre cayó al piso. La primer pericia forense señaló que el fallecimiento se debió a "varias heridas de arma blanca, una de necesidad mortal, penetrante y transfixiante de tórax, en lesión gravísima de ambos pulmones y vasos".

Ni la familia de Ovelar -que se manifestaría varias veces en la localidad desde entonces- ni la defensa del vecino con el que este hombre había tenido el altercado se conformaron con la explicación. Así se solicitó la exhumación de su cuerpo y su envío al Instituto Técnico Forense (ITF).

Este análisis permitió determinaron que los tiros al aire no fueron tales. "Se constata una herida transfixiante producida por proyectil de arma de fuego de izquierda a derecha, de atrás a adelante y de trayectoria ascendente", indicaba el informe, según el auto de procesamiento del juez de Durazno Bernardo Bueno, difundido este jueves por el Poder Judicial. Esa herida lesionó mortalmente órganos y aorta. No se constataron heridas de arma blanca penetrantes en el tórax.

"Una herida de bala no puede confundirse con una herida de arma blanca. Y menos pasar desapercibida, salvo por distracción", añadió el ITF en su informe.

No se pudo determinar qué bala terminó matando a Ovelar. Sí se admitió por parte de los policías responsables de que no estaba armado y que solo tenía entre sus manos un bidón de agua.

Dos funcionarios policiales, J.A.T.S. y J.P.O.R., fueron procesados con prisión por homicidio; lo mismo para quien entonces era el comisario de Villa del Carmen, R.B.P., por cómplice.