Unos 50.000 globos colorearon San Pablo para despedir un año de crisis

Publicado: 30/12/2016 12:56
Unos 50.000 globos colorearon San Pablo para despedir un año de crisis
EFE/FERNANDO BIZERRA JR.

Como un simbolismo, son lanzados para que se lleven los problemas y tener un nuevo comienzo.

Unos 50.000 globos biodegradables colorearon hoy el cielo de San Pablo, la ciudad más poblada de Brasil, para despedir un año marcado por la crisis económica y el desempleo.

La iniciativa fue organizada de nuevo por la Asociación Comercial de San Pablo (ACSP), que desde hace 24 años lanza globos para conmemorar el fin del ejercicio y dar la bienvenida al próximo año.

"Representa nuestro deseo de que los globos se lleven nuestros problemas y traigan un año nuevo mejor. Esta es la simbología del acto, que ya se ha convertido en una tradición", aseguró Marcelo Solimeo, economista de la Asociación, en declaraciones a Efe.

El año de 2016 ha sido especialmente duro para los comerciantes de Brasil debido a la caída en picado de la demanda por la recesión en la que se encuentra sumergido el mayor país de Suramérica.

Brasil cerró 2015 con una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) del 3,8 % y se espera que retroceda otro 3,5 % este año, sumando así dos ejercicios consecutivos en números rojos por primera vez desde 1930.

La crisis económica se ensañó especialmente con el desempleo, que llegó al récord de 12,1 millones en el trimestre entre septiembre y noviembre de este año, el equivalente al 11,9 % de la población económicamente activa.

"El año fue difícil en todos los aspectos, en el aspecto político, económico y social, pero lo más dramático de todo eso está siendo el desempleo, que alcanzó los 12 millones de personas y esa es la principal consecuencia de todos los errores cometidos", resaltó Solimeo.

La idea de lanzar globos al aire comenzó en 1992, cuando algunos empleados de la asociación decidieron soltar unas cien esferas por las ventanas de un edificio. Años antes, arrojaban trozos de papeles, pero los trabajadores se percataron de que con la lluvia se obstruían las alcantarillas de la zona.

EFE