Karaoke en el Ateneo: cosplay, el aplausómetro y un kilo de arroz

Cinco Sentidos

12/06/2019 11:35

Karaoke en el Ateneo: cosplay, el aplausómetro y un kilo de arroz

Embajada de Japón

Mención especial "Premio Sasaki": Grupo Shenlon Homeless - Facundo Dumas, Rodrigo Sanguinetti, Gastón Mántaras y Diego Sanguinetti

La Embajada de Japón en Uruguay invitó, por duodécima vez, a los ciudadanos a atreverse a cantar en japonés en un karaoke sin pantalla.

Laura de Frutos/EFE

Apasionados del anime y el manga se reunieron, un año más, en el Ateneo de Montevideo para demostrar sus dotes culturales en un concurso de karaoke de pop en japonés (J-Pop) y de disfraces (cosplay), con un aplausómetro como testigo y un kilo de arroz como premio por participar.

La Embajada de Japón en Uruguay invitó, por duodécima vez, a los ciudadanos a atreverse a cantar en japonés en un karaoke sin pantalla para poder seguir la letra; por eso los más pequeños sacaban las hojas en las que se fijaban tímidamente.

"Desde la Embajada hicimos este evento para que conozcan nuestra cultura en Uruguay. Los jóvenes son nuestro tesoro; a mí me encantaría que tanto los jóvenes como los adultos pudiéramos disfrutar juntos", explicó Tomoto Kuboka, consejera de la embajada de Japón en Uruguay.

La novedad de este año, además de esa pantalla sin letra, era un concurso de cosplay en el que podía participar todo aquel que fuera vestido como sus personajes favoritos de manga, anime, cómic y videojuegos.

Todo perfectamente regulado por un aplausómetro, instrumento mediante el cual el público de la sala era el encargado de elegir al ganador del mejor disfraz con sus aplausos.

En cambio, el jurado era el encargado de evaluar el talento musical de los participantes, que estaba compuesto, entre otros, por el embajador de Japón, Tatsuhiro Shindo, y Lucía Leite, docente de la cátedra de canto de la Escuela Universitaria de Música de Montevideo.

El embajador manifestó que era un placer celebrar junto a los presentes este concurso de J-Pop ya que, según dijo, le llenaba "de alegría que muchos uruguayos aprecien la cultura japonesa".

El objetivo de la velada "es divertirnos entre todos", argumentó.

Tatsuhiro Shindo espera que "a través de este concurso se estrechen aún más lazos y vínculos de amistad entre Uruguay y Japón" y finalizó su discurso deseando "éxito para todos".

Las canciones del karaoke comenzaron con ritmos melódicos, lejos de lo que se acostumbra a escuchar como sintonía de series japonesas. Las voces más jóvenes y aterciopeladas fueron las primeras en participar, hasta que llegó el momento de los disfraces.

En el intervalo entre la primera y segunda parte del concurso de karaoke, varios participantes se subieron al escenario para enseñar su mejor vestuario y mostrar las habilidades que tenían los personajes que interpretaban.

Gabriela Rivero, participante de cosplay, manifestó que empezó en el mundo del anime por Facebook y que, actualmente, "cada vez se hacen más encuentros en Uruguay, ahora está más difundido y es más amplio".

Dayana, caracterizada como Sailor Moon, contó que lleva más de diez años en el cosplay. "Siempre me gustaron determinados personajes, quería verlos en mí y verme reflejada en algo que me gustaba mucho", explicó.

Hubo disfraces de diversa índole, desde personajes de Mario Bros hasta de Disney. Doce participantes y, al final, un solo ganador. Nicolás Benítez, caracterizado como Venom, personaje que aparece en los cómics de Spider-Man, fue el vencedor de tan curiosa velada.

El último en actuar fue el vencedor de J-Pop de la noche, Matías Hernández, que fue el concursante que más aplausos consiguió del público. El segundo puesto fue a parar a Melina López y en tercer lugar quedó el japonés Fernando Suzuki.

El premio de los ganadores eran vales de compra, entradas de cine e, incluso, invitaciones a un restaurante de sushi. Pero ningún participante del evento se fue con las manos vacías, ya que cada uno se llevó un kilo de arroz para su casa.

EFE