Las polémicas que va dejando el Carnaval 2019

Cinco Sentidos

4/03/2019 13:47

Las polémicas que va dejando el Carnaval 2019

Facebook

Murga Doña Bastarda

De la eliminación de la Bastarda a las críticas a la Catalina. De la presencia de Andy Vila en las Llamadas a la ausencia de la Falta.

En el Carnaval juega mucho la pasión, las valoraciones artísticas y la plata. Ese cóctel es idea para que cada año las polémicas estén a la orden del día. En la edición 2019 no hubo –al menos todavía- censura de la transmisión a algún conjunto, como sí ocurrió en 2018 con Tenfield y Cayó la Cabra. Pero lo que sí hubo grupos víctimas del reglamento, reapariciones ovacionadas y criticadas a la vez, internas familiares, feminismo de boca para afuera y cuestionadas presencias en los desfiles.

El reglamento mató a la Bastarda

La eliminación de murga Doña Bastarda de la Liguilla fue un mazazo y no lo fue. Sí lo fue porque su espectáculo era de los mejores de la categoría. No lo fue porque los 82 puntos que le descontaron luego de su actuación en la Primera Rueda (72 por excederse tres minutos en el tiempo máximo de uso de guitarra y 10 por excederse en el tiempo de actuación) hacía que su clasificación fuera poco menos que un milagro.

Ya en su segundo año en el Carnaval, la Bastarda generó un buen número de fans. Ellos y los propios componentes del grupo –con el reconocido Marcel Keoroglian a la cabeza- insultaron a los integrantes del jurado al saberse eliminados, algo por lo que la propia murga pidió disculpas. Sin embargo, sigue una batalla administrativa con la Intendencia, antes de pasar a una eventual instancia legal. Desde el grupo se insiste en que la organización los indujo al error.

Bailarina criticada

Para muchos, el Desfile de Llamadas es la expresión máxima del Carnaval uruguayo. Tronar de Tambores, la comparsa del legendario Julio Sosa, “Kanela”, fue la ganadora. Nada que objetar: si alguien sabe de candombe en este país es Sosa.

La que demostró no tener mucha idea de candombe es la conductora televisiva Andy Vila. Ella se dio el gusto y figuró como una de las vedettes de Tronar de Tambores. Sin embargo, era evidente que sus movimientos poco y nada tenían que ver con sus compañeras de baile, que sí demostraban tener el ritmo del tambor en la sangre. Por las redes sociales, varios se encargaron de destrozarla; otras bailarinas experimentadas, como Serrana Sequeira, también demostraron su disconformidad. La comunicadora, lejos de achicarse, le puso el pecho a las críticas –algunas cómicas, otras irónicas y varias directamente malintencionadas- recibidas. Kanela no dudó en salir a defenderla.

Catalina "tibia"

Siete años después, Agarrate Catalina volvió este 2019 al Concurso Oficial. Con cuatro primeros premios en sus nueve participaciones anteriores, habiendo provocado toda una revolución en la categoría murgas con su surgimiento en la década pasada, este era el regreso más esperado de todos. La Catalina genera amores y odios y este año no fue la excepción.

Su espectáculo “Defensores de las causas perdidas” tenía un cuplé muy crítico a la “brecha” ideológica imperante en la sociedad. Esto fue aplaudido por quienes destacaron esa pintura de la sociedad notoria para quien ve 15 minutos de noticieros o navega 15 días en las redes, y muy criticado por quienes –justamente- consideran justa y necesaria esa brecha. "Tibia" fue el calificativo más común usado para definir su actuación por sus detractors. Ajeno a eso, la Catalina -que ironizó en los escenarios con ser una murga "cooperatibia"- sigue arrasando en tablados y promete definir.

Feminismo de boca

El feminismo y el empoderamiento de la mujer es parte de la agenda social y política. La murga no es ajena a ello y ha modificado su discurso al respecto. Sin embargo, esto sigue siendo más declamativo que fáctico: solo 13 de los 345 murguistas que participan este año del concurso son mujeres.

La Falta y Resto, que en la edición 2018 había sorprendido como una murga “paritaria”, lo que le valió muchos aplausos en los tablados pero no le permitió clasificar a la Liguilla, decidió este año realizar un espectáculo por fuera del Concurso, “Ilegal”. Fue la presencia de las mujeres en el grupo lo que provocó diferencias entre dos directores (Raúl Castro y Hugo Brocos) y la ausencia del conjunto este año.

Homenaje con interna familiar

La actuación de Aldo Martínez en la parodia de Omar Gutiérrez es la carta ganadora de Nazarenos para ganar la categoría este año. Sin embargo, su actuación en la Primera Rueda fue noticia, además de por la magnífica interpretación, por la ausencia de una de las hijas del popular comunicador maragato del Teatro de Verano.

Clara Gutiérrez, que también sucedió a su padre en la conducción de “Pipí Cucú” en Radio Nacional, dijo en ese ciclo que prefería ir a verlos a un tablado y no ser “parte de un circo”. La que sí estuvo en esa presentación fue la otra hija del conductor fallecido en setiembre, Tamara Gutiérrez, de casi la misma edad y otra madre. El foco que varios medios pusieron en esta situación –totalmente privada- provocaron que uno de los mejores espectáculos de este Carnaval quedara salpicado por una interna familiar.

Sin ruido

Una polémica que muchos esperaron y que al final no fue, sin embargo, resultó la eliminación de Zíngaros de la Liguilla. Conociendo el carácter explosivo de su líder, Ariel “Pinocho” Sosa, no pocos esperaban una declaración altisonante luego de saberse que este grupo, el de más convocatoria entre los parodistas y con nueve primeros premios entre 2003 y 2018, no definiría el título. Sin embargo, no hicieron olas. En la prensa especializada del carnaval había un consenso en que el espectáculo estaba lejos de ser el de otros años.