El joven artista que cumplió su sueño de conocer a Godín y Griezmann

Publicado: 31/12/2018 13:48
El joven artista que cumplió su sueño de conocer a Godín y Griezmann

Estuvo casi siete horas en el aeropuerto de Punta del Este esperándolos junto a su familia; el sacrificio que hizo valió la pena.

Luis Correa (27) había dedicado días y días a dibujar a sus ídolos Diego Godín y Antoine Griezmann. Luego de nueve horas de trabajo, tomaba su lápiz y no lo soltaba al menos por tres horas, esa había su rutina por mucho tiempo.

Tenía todo planificado. Los dibujos estuvieron prontos para la fecha que el futbolista uruguayo se casó, motivo por el cual el jugador francés también estaba en el país. Pero los pocos días con los que contaba Luis para poder entregarles las obras y cumplir su sueño de conocerlos se iban agotando pese al esfuerzo que había hecho.

Durante estos días Luis se había levantado a las seis de la mañana para hacer un sinfín de llamadas y averiguar en qué momento podría llegar a encontrarse con los futbolistas. Pero, como suele suceder, había un gran hermetismo respecto a los lugares que visitarían ambos jugadores. Hasta que, finalmente, a Luis le llegó la información que tanto Godín como Griezmann tomarían su vuelo el sábado 29 en el aeropuerto de Punta del Este.

No lo pensó dos veces, y salió desde la ciudad de Canelones, donde vive, rumbo al departamento de Maldonado. Sobre las dos de la tarde llegó, junto a su pareja y su hija de un año, con el objetivo de cumplir su sueño. Pero aquel día para Luis sería "muy sacrificado", relata ahora en diálogo con ECOS, ya sabiendo el final de la historia, con una alegría que no puede disimular.

Casi siete horas estuvo en el aeropuerto. Preguntó allí sin querer tampoco agitar el avispero, pero nadie sabía nada. Pasó todo el tiempo mirando por la puerta como un niño chico a cada uno de los vehículos que pasaban, esperando que de uno de ellos descendieran sus ídolos. Pero el tiempo pasaba y las esperanzas se desvanecían. Su hija se había descompuesto y Luis decidió decirle a su mujer que emprenderían marcha atrás con las manos vacías. Pactaron que esperarían hasta las nueve de la noche, pero la realidad es que faltaban pocos minutos y no había novedades.

Luis seguía mirando las camionetas que paraban, mientras recogían sus cosas para irse. Y cuando el reloj marcaba que faltaban diez minutos para las nueve, vio a Godín dentro de una camioneta. "Gorda, ¡es Godín, es Godín!", le repetía a su mujer. Y, definitivamente, ahí estaba su ídolo. Luis se acercó, le contó sobre los dibujos y el capitán uruguayo bajo del vehículo, le agradeció, le autografió una copia, se sacó una foto e, incluso, se tomó unos minutos para hablar con él. "Se portó re contra bien, fue un lindo momento", cuenta Luis.

Luis aprovechó para preguntarle a Godín por Griezmann que le respondió que estaba por llegar. El joven artista no quería irse sin conocerlo, así que le mostró al asesor de imagen del francés su dibujo y le contó que lo estaba esperando para regalárselo. A pesar de estar visiblemente cansado, Griezmann también se acercó a Luis para agradecerle por su trabajo y tomarse una foto. El sueño de Luis estaba cumplido.

Para Luis se trata de eso, de trazar objetivos, sueños y cumplirlos. "Eso es lo que le da valor a la vida", asegura.