Romano: El neoliberalismo de Macri es casi como un "genocidio a goteo"

Por: Magdalena Herrera
Publicado: 13/05/2018 10:45
Romano: El neoliberalismo de Macri es casi como un "genocidio a goteo"

Prefiere que Argentina pierda en Rusia a que Macri capitalice el triunfo. No quiere a Messi. El actor se la juega en lo que dice, guste o no

Exactamente un año después, el actor argentino Gerardo Romano vuelve a los escenarios montevideanos con una obra que agotó localidades el año pasado y que dosifica en sus presentaciones por la intensidad que significa un unipersonal como “Un judío común y corriente”. La obra de Charles Lewinsky, que fue adaptada por el dramaturgo Lázaro Droznes, se presenta el jueves 17, viernes 18, sábado 19 y el domingo 20 de mayo en la sala Nelly Goitiño del Sodre.

De elegir entre todos los trabajos que ha hecho, en cine, televisión, teatro, Gerardo Romano justamente se queda con “Un judío común y corriente”, porque lo representa y expresa, dice. “Me sintetiza como ser humano”, afirma a la vez que siente que es una historia que debe llegar a las generaciones más jóvenes, que debe transitarse desde la cultura, una y otra vez, la historia de los judíos, y lo que otros seres humanos les hicieron. “Porque además esta obra habla de los seres humanos, en general”.

Así de comprometido, por veces muy polémico, se muestra en otras áreas como la política, la ideología, las idiosincrasias argentina y uruguaya y hasta el fútbol.

“Entre la posibilidad que Argentina gane en Rusia y que (Mauricio) Macri lo capitalice, que se quede más gobiernos, prefiero que la selección pierda. En la duda prefiero que pierda. Además no quiero a Messi: una persona que gana cien millones de dólares al mes y no paga impuestos, no me represente ni siquiera en la selección de fútbol. Además no se compromete, es cobarde, no se la juega con nada, no lo quiero”, reitera absolutamente consciente de que sus palabras repicarán mal en muchos.

“Y es así… claro que pienso en la esperanza que ponen tantos argentinos y muchos chiquilines. Pero, ¿sabés la cantidad de chicos que mueren de hambre por las políticas neoliberales de este hombre (Macri)?”

En cambio, Maradona le parece un ejemplo, “infinitamente mejor futbolista”, pero además “valiente, siempre está del lado del más débil, pone la cara, va de frente, se compromete, toma partido. Se la juega con todo y sabe en la que se mete”.

Dice que los argentinos están enamorados de los uruguayos. “Son una versión muy mejorada de nosotros mismos”, es la explicación que encuentra pero afirma que lejos distan de ser iguales.

“Lo único que nos iguala es en lo peor del fútbol, el energúmeno y homicida que tiene el hincha de fútbol”.

Por supuesto que está en las antípodas del pensamiento ideológico de su presidente Mauricio Macri mientras admira a José Mujica.

Por más que lleva décadas vividas en Uruguay prefiere no hablar de la política nacional porque entiende que idiosincráticamente no es como los uruguayos. “No conozco bien la historia de su país, la manera de relacionarse que tienen entre sí, que es diferente a los argentinos. Los noto más tolerantes, más relajados. Las diferencias que hay, que no son pocas, son en temas cruciales como la educación, que ustedes ya la tienen internalizada. Nosotros no. No se aprende a cruzar por la senda peatonal y a frenar los autos espontáneamente, de un minuto para otro. Es un trabajo de muchísimos años de los uruguayos. En Argentina seguimos sin respetar al peatón. Ustedes respetan muchísimas reglas. No es algo menor, en otra escala lo que se está respetando es la vida y el derecho de los demás.”

Compara el neoliberalismo de Mauricio Macri casi como un “genocidio a goteo”. “Es vivir en la inequidad social absoluta y sobre todo en la burla que uno trabaja toda la vida, deja la sangre, y después en el momento más difícil del hombre, que es su vejez, sea estafado. Es casi como un genocidio a goteo. Le ocurre a los jubilados, les pagamos poco, les sacamos la plata, no le damos la atención sanitaria que se merecen ni el lugar social. En la vejez es el momento que la persona debería recibir la mayor solidaridad y en Argentina no es así. Por otro lado ves políticos ganando fortunas, jueces ganando fortunas, que no pagan impuestas. Toda esa inequidad…”

Además de no estar de acuerdo con la “receta” ideológica que representa Macri, dice que no lo conoce personalmente como para hablar sobre si sus intenciones pueden ser o no buenas. “Pero no creo que un hombre tan rico sea buena persona”, dice.

-¿No es mejor un presidente que ya llega rico a otro u otros que se enriquecen durante sus quince años de gestión?

-Yo pregunto: ¿Quién tiene empresas offshore, Macri o Cristina Fernandez? Macri, sus ministros, todos tienen la plata afuera, y encima dicen que no saben si la traerían. La tienen en paraísos fiscales.

-En Uruguay, mucha gente que dice “son todos más de lo mismo” al llegar casi a los quince años de gobierno de izquierda. ¿Sucede eso en tu país?

-No creo en eso. Porque lo que no son iguales son las ideas. Corruptos con malas ideas son peores que corruptos con buenas ideas y buena implementación. Siento que es cruel lo que digo pero es verdadero.

Yo prefiero Cristina Fernandez con universidad, asistencia, etcétera, que lo otro. Claro que lo mejor hubiera sido que tuviera la dignidad y austeridad de (José) Mujica que vive como piensa. Es transparente, austero y honesto. Y si hay alguna historia de corrupción en Uruguay, estoy absolutamente seguro que no lo toca. No tiene sentido una persona que tiene ochenta y pico de años, que vive en un rancho de chapa con un perro de tres patas y un fusca, y esté afanando plata. ¿Para quién, para que? Si no tiene hijos. Si hay una cosa que no me van a vender es que Mujica tiene uno, tres o veinte millones de dólares.

-En Uruguay, en general no se cree que Mujica sea una persona corrupta. Muchos cuestionan su gestión como presidente.

-Sí pero no valoran su no corrupción, su transparencia y austeridad. Uruguay quizás sea el país que ha tenido el gobernante más transparente, austero y honesto del mundo.

En cuanto a la corrupción, ustedes son un “poco mierda”. En Argentina, son tremendamente “mierda”.

-¿Tus ideas, tu posición política, te han costado trabajos?

-No me han dado premios, por ejemplo. Pero en trabajo, actualmente en Argentina hay una sola novela en toda la televisión. Antes había dos o tres por canal y eran cinco canales. El teatro va por otro lado. Y el cine sin subsidio no marcha. Y los estados neoliberales más bien tienden a borrar la cultura que a recordarla o buscarla. No les sirve a sus propósitos ideológicos ni a sus cuentas. ¿Gastar en una película? Déjense de joder. Aparte saben que los artistas estamos en la vereda de enfrente.

Más marginales


Será después del mundial, que se estrene en Netflix, la segunda temporada de “El Marginal”, una interpretación que relacionó a Gerardo Romano con el espectador muy joven. Lo paran en la calle en Uruguay, lo siguen y se ha creado una especial empatía con ese implacable carcelero. “Es increíble cómo la gente acepta a un hijo de puta cuando es simpático”, señala, y añade que no se descarta una tercera temporada de la exitosa serie.

“Es un buen producto en el que se alinearon todas las variables, buenos actores, un excelente casting. Se pone mucho acento en el casting, hasta en los extras terciarios y en el scouting, la búsqueda de locaciones. Los presos son presos, han estado en cana, y te das cuenta que son pesados. Todo tiene la potencia de lo verdadero”.

-Es difícil para un actor, luego de hacer tantas películas y obras de teatro fuertes y comprometidas, que de pronto el éxito y el reconocimiento popular venga por una serie televisiva como “El Marginal”.

-En los países con una industria cultural muy fuerte no se alterna cine, tevé, teatro. En un país como Argentina tenés que hacer las tres cosas. Te reconocen por una película o la televisión. Pero en el teatro es otro el reconocimiento, uno lo siente así. Es diferente porque te eligen, pagan una entrada para ir a verte, salen de sus casas. Hay algo coyuntural y puntual de un actor con una obra de teatro.

Un judío común y corriente

-Funciones: Del jueves 17 al sábado 19 de mayo a las 21 horas, y domingo 20 de mayo 19 horas.

-Sala: Auditorio Nelly Goitiño - Sodre.

-Entradas: Tickantel, Abitab, RedPagos, Tienda Inglesa y boletería. Financian VISA y OCA. $ 1.500 y 1.800.