A puro tango, la Ciudad Vieja vibra en el fin de semana del Patrimonio

Por: Patricia Vicente
Publicado: 7/10/2017 14:23

Una clase de tango guiada desde el piso en la Escuela de Artes Pedro Figari

ECOS

"El que quiera bailar, que baile", dijo el maestro de ceremonia, y no hubo excusas en la explanada del Solís.

La ministra María Julia Muñoz fue la primera en salir a la pista.

La explanada del Solís fue el lugar elegido para la inauguración del fin de semana del Patrimonio

La estatua de Gerardo Matos Rodríguez en el Museo del Tango

"El Uruguay de La Cumparsita", la muestra en la escuela Figari

La Cumparsita, en el Museo del Tango

El piano del Sorocabana, restaurado, en el Museo del Tango

El salón de La Giralda donde se estrenó el himno de los tangos.

El punto exacto en el que fue estrenada la obra más famosa del tango.

Exposición de uno de los viejos coches de Cutcsa en la Plaza Matriz

Por dentro, el viejo ómnibus de Cutcsa.

Viejos ómnibus en exposición. Un 538 de Come.

Un viejo Copsa

Turistas y locales disfrutan, caminan y aprenden, celebrando el centenario de “La Cumparsita”. Galería de fotos y programa de actividades.

- ¿Cuum-parrr-sita?
- Cumparsita.
- Oh, Cumparrrsita. ¿Ok?
- ¡Perfecto!


Un turista anglosajón, este sábado en la Ciudad Vieja, escuchaba y sacaba fotos. Preguntaba a un guía, intentaba repetir y seguía, fascinado. Mientras, a su lado, una pareja de italianos intentaba copiar los pasos del tango, que en papeles con forma de pies indicaban cómo se le saca viruta al piso con el dos por cuatro. Es el fin de semana del Patrimonio y el casco histórico de Montevideo es el epicentro.

El tango de los tangos, el himno de los tangos o “nuestro segundo himno”, como lo definió la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, es el leit motiv de estas dos jornadas de celebración del patrimonio, que se realizan por 23º año consecutivo, y que ofrecen más de 1.000 actividades en todo el país.

Una buena opción para empezar fue la que tomaron cientos de personas este sábado: ir al Museo del Tango, un espacio dentro del Palacio Salvo que se puede considerar como el kilómetro cero de “La Cumparsita”. Allí se estrenó, hace 100 años en un salón de La Giralda, aquel café que ocupaba la planta baja del icónico edificio.

La cola para ingresar estaba pronta antes de que se abrieran las puertas, incluso. Mónica Kaphammel, la directora del museo, contó a ECOS que para este fin de semana adaptaron el tour normal a una versión corta para que puedan disfrutarlo más personas. Ella y los empleados del local estaban exultantes hoy, esperando a la gente, considerando “lo más lógico” que este año, en sus 100 años, el homenaje sea para esa pieza clásica.

Y están de acuerdo en que Uruguay, aun siendo cuna de los más destacados exponentes y de las piezas icónicas del dos por cuatro, no le hace el honor que merece. Incluso, cuentan que muchos turistas se sorprenden. “Ah, ¿pero entonces el tango es uruguayo?”, les preguntan, porque pensaban que ese patrimonio era argentino.

Quienes recorren este museo pisan el lugar en que hace 100 años se estrenó ese himno y pueden sentarse a las mesas de quienes lo escucharon por primera vez. Florencia, la guía, les irá hablando de la importancia del tango en aquella época, de cómo era la Giralda, sus salones, y dónde estaba situada la orquesta; cómo fue compuesta “La Cumparsita”, por qué se llama así y cómo fue que Gerardo Matos Rodríguez vendió sus derechos de autor, además de repasar la fama mundial que adquirió.

Durante el año, la visita cuesta $ 150 pesos pero este fin de semana es gratuita.

- ¿Y la poeta, cómo dijo? Delmirra…
- Delmira Agustini.
- Oh, ok. Delmirra.


El anglosajón seguía aprendiendo de la cultura uruguaya en la Escuela de Artes y Artesanías Dr. Pedro Figari, de UTU-CETP, que en su local de la Peatonal Sarandí recibía a los paseantes y les enseñaba a bailar tango y les contaba sobre “El Uruguay de La Cumparsita”. Estudiantes de Tecnólogo en itinerarios turísticos, de esa misma casa, eran los encargados de contarles sobre la literatura y la música local por medio de juegos con imágenes, que cada visitante organizaba a su gusto y disparaba una nueva historia.

Pero no solo de turistas se componía ese mundo de personas que recorrían las calles de la Ciudad Vieja. Como dijo a los montevideanos Carlos Varela, alcalde del Municipio B, en el acto de inauguración de estas jornadas, que se hizo en la mañana del sábado en la explanada del Solís, “estos días son para conocer esos lugares que, muchas veces, la locura de la semana no permite más que pasar por la puerta y pensar ‘¿qué habrá ahí adentro?’”.

En los días del patrimonio, que se celebran desde hace 23 años, los uruguayos se apropian de la ciudad y paran a sacar fotos donde normalmente caminan haciendo trámites o mirando el celular, preguntan, recorren y aprenden.

“Lo que podemos decirles a los uruguayos es que festejen. Que festejen este fin de semana, que el tango es patrimonio inmaterial de la humanidad y que La Cumparsita, nuestro segundo himno, cumple 100 años”, fue el mensaje de la ministra Muñoz en el acto de inauguración de la actividad, y fue la primera en salir a la pista para disfrutar de los compases de la orquesta Escuela de Tango Destaoriya, del maestro Raúl Jaurena.

- Guía completa de actividades para el fin de semana.