Si se emplea bien, el dinero sí trae la felicidad, según un estudio

Publicado: 3/09/2017 11:15
Si se emplea bien, el dinero sí trae la felicidad, según un estudio
Pixabay

Si bien muchas veces las cosas más gratificantes de la vida son gratis, la compra de objetos puede abrir paso a nuevas experiencias.

Invertir el dinero en una experiencia, generalmente trae más felicidad que emplearlo en la compra de un objeto, según un estudio elaborado por la revista Psychological Science denominado “Si el dinero no te hace feliz, probablemente no lo estás empleando bien”.

Si bien muchas veces las cosas más gratificantes de la vida son gratis, la línea que separa las experiencias de los objetos es muy delgada, ya que por ejemplo hay compras que abren paso a las experiencias. “Las personas más felices son aquellas que tienen más capacidad para extraer experiencias de todo en lo que invierten su dinero, ya sea una guitarra, un billete de avión, un traje o unas zapatillas de atletismo”, escribe en su libro "Los mitos de la felicidad" la profesora de psicología de la Universidad de California Sonja Lyubomirsky, según publica El País de Madrid.

Pero ¿por qué aportan más felicidad las experiencias que las cosas? Según diversas investigaciones, se debe a la anticipación: “esperar para tener una experiencia aporta mayor felicidad que anticipar un bien material porque, entre otras cosas, podemos imaginar todo tipo de posibilidades sobre lo que nos espera”.

Además, el diario español detalla otra serie de razones:

• Con las experiencias comparamos menos, ya que es menos probable que evaluemos nuestras experiencias comparándolas con las de los demás, como sucede con los bienes materiales.

• Las experiencias tienen más probabilidades de ser compartidas y revividas, dándonos oportunidad de afianzar nuestros vínculos sociales, que contribuyen a la felicidad.

• Nos identificamos más con las experiencias, ya que a fin de cuentas, “somos la suma de nuestras vivencias, no el volumen de nuestro armario”.

• Las experiencias pueden conllevar desafíos y aventuras. Nos hace felices por ejemplo aprender y superar las dificultades de un viaje, algo que no sucede con los bienes materiales.

• Las posesiones no cambian con el tiempo, lo que produce que nos adaptemos a ellos con mucha rapidez. “Tras varios días seleccionando un parqué perfecto para instalar en la nueva casa, los compradores se encuentran con que su querida madera de cerezo brasileño rápidamente se convierte en nada más que el suelo invisible donde pisan. Por el contrario, su recuerdo de ver un bebé guepardo al amanecer en el safari en África continúa siendo una fuente de placer”, señalan los autores del estudio, según publica El País de Madrid.