Marina Borensztein: "el médico te cura pero no te sana"

Publicado: 6/01/2017 07:10
Marina Borensztein: "el médico te cura pero no te sana"

Luego de sobrevivir a un cáncer de mama la ex actriz argentina presenta su segundo libro “Así me cuido yo”, con consejos para estar sano.

Por Tessa García

Marina Borensztein era una mujer como cualquier otra con sus idas y vueltas, búsquedas y frustraciones, hasta que se palpó una dureza en uno de los pechos. A partir de ahí nada volvió a ser lo mismo. Le diagnosticaron cáncer de mama y junto con las operaciones y la radiación llegó para ella la necesidad de encarar la vida de forma diferente. A la fuerza tuvo que empezar a observarse a sí misma, sus emociones, su día a día, su manera de comer y de tratarse.

Su terapeuta le aconsejó que escribiera un diario íntimo a modo de remedio con todo lo que estaba sintiendo. Y así lo hizo, escribió con lujo de detalle, hora por hora, todo lo que sentía, pensaba y hacía. Describió su encare con la muerte, su miedo al dolor de las operaciones, su cansancio, su forma de sentir que estaba muy enferma y muy cansada.

“Me puse a escribir todo el tiempo lo que me pasaba y era muy bueno porque podía hacer algo a pesar de estar enferma”, contó en entrevista con ECOS la hija del capocómico Tato Bores.

Escribir era lo único que le aliviaba el malestar y el miedo y por eso escribió mucho. Tanto, que al tiempo, su diario íntimo se convirtió en el libro “Enfermé para sanar”, editado por Atlántida, tan honesto y tan sentido que ya va por la sexta edición.

A partir del libro y notando la respuesta de la gente que le pedía que siguiera escribiendo la ex actriz de abrió una fanpage en Facebook gracias a la que reunió más interesados.

Y nació un nuevo libro “Así me cuido yo. Una guía para que sanar dependa de vos”.

“Como siempre digo, el médico te cura pero no te sana. Sanar es un trabajo personal. El médico te saca el tumor, pero no sabe qué lo originó. Averiguarlo es nuestra tarea”, explica.

En este nuevo libro, que se presentará el lunes a las 20 horas en Punta del Este, Espacio Cultural WMW (Roosevelt y San Remo), Borensztein habla de la vida que lleva para estar sana. “Comparto todo lo que aprendí y hago para estar bien”.

“Sanar incluye la energía, lo espiritual, la alimentación consciente”, dijo.
Antes de enfermarme yo creía que comía bien, comía carnes, huevos, quesos, lácteos, mucha leche

Precisamente, en el libro, además de dar recetas la ahora escritora da todos los conocimientos que adquirió luego de un largo viaje de búsqueda.

“Antes de enfermarme yo creía que comía bien, comía carnes, huevos, quesos, lácteos, mucha leche, refrescos light y creía que comía sano porque no comía choripanes ni chivitos y nunca había ni probado la comida chatarra”, dijo.

En su libro explica que “la grasa animal, las harinas, los lácteos son muy malos para la salud”.

Y sin embargo, su libro dista mucho de ser solamente una guía de alimentación. Allí también aborda las diferentes técnicas de sanación como el reiki, el yoga, la práctica diaria de la gratitud, la meditación, que ayudan a ser conscientes de las emociones y la espiritualidad.
Yo quería ser la mejor actriz, la más exitosa y no lo logré. Eso llegó a enfermarme porque estaba siempre enojada, frustrada

“Me daba infelicidad”

Entre los varios cambios que Borensztein hizo en su vida una de las más fundamentales fue abandonar su carrera de actriz, a la que se había abocado y preparado cerca de veinte años.

“Nunca me dio las satisfacciones que yo quería, todo lo contrario, me daba infelicidad. Yo quería ser la mejor actriz, la más exitosa y no lo logré. Eso llegó a enfermarme porque estaba siempre enojada, frustrada, me dañaba mucho la autoestima”, confesó.

La enfermedad le hizo pensar en nuevas formas de relacionarse consigo misma: “Empecé a alinearme conmigo misma, me perdoné a mí misma y cuando hacés eso automáticamente empezás a perdonar a todos. Arreglé un montón de cosas. Yo no me admiraba, no me respetaba”, explicó.

El éxito de sus libros y la comunión con sus lectores le cambiaron la vida y la llevaron a un lugar que nunca había imaginado. “Se fue dando todo un camino que no me imaginé y todo lo que estudié, aprendí, absolutamente todos los cursos de actuación y de autoconocimiento, todo lo que no logré y todo lo que sufrí sumaron para hacer esto que estoy siendo ahora”, dice.